Princesa Yaiza Suite Hotel Resort

***** GL
Lanzarote, Playa Blanca
Familiar

Información y servicios

hotelImagenAlt

Servicios

Lujo en estado puro para una estancia inolvidable…

 

El Princesa Yaiza expone su elegancia, frente a la blanquísima playa de arena dorada. Un hotel exclusivo y al mismo tiempo funcional, capaz de satisfacer cada deseo gracias a la variedad de su propia oferta.

 

Con un novedoso estilo arquitectónico en armonía con el paisaje y la tradición local, que hacen que la atmósfera sea acogedora y sugestiva: amplios espacios, piedras volcánicas y un entendido uso de la madera confieren al ambiente un estilo único y natural.

 

Sus espaciosas suites están  dotadas de todas las comodidades y una gran variedad de habitaciones y soluciones pensadas para satisfacer las diferentes exigencias.  Descubra los seis restaurantes, con gustos y sabores diferentes. Un Sushi japonés, una buena pizza, una exquisita fajita mejicana, y una excepcional pesca local. Una gran variedad gastronómica capaz de satisfacer a los paladares más exigentes.

 

La Plaza Princesa Yaiza, será un punto de encuentro diferente donde se  combina una exquisita decoración y ambientación con servicios de ocio de calidad y una variada y selecta oferta gastronómica. Actuaciones musicales, lo último en moda, todo un mundo de ocio a su medida...

 

Bienestar para  su mente y cuerpo en el Centro de Talasoterapia: cuando desaparecen las tensiones bajo la dulce presión de un masaje, cuando pierda la noción del tiempo, entrará en una dimensión de bienestar donde el físico y el espíritu se unirán en perfecta armonía.

 

Diversión para niños, una isla dentro de una isla, un mundo de fantasía para los niños, el parque de juegos de sus sueños, perfectamente organizado y atendido por personal altamente cualificado.

 

 

Te recomendamos:

  • Descubrir el magnetismo del Parque Nacional de Timanfaya.
  • Recorrer los escenarios de los abrazos rotos, que rueda Almodóvar en la isla y disfrutar de un pescadito fresco al caer el sol en el Golfo.
  • Fotografiar los mágicos juegos de color entre la sal y el mar en las Salinas de Janubio.