Sanlúcar de Barrameda, un año para brillar

2022 será un año redondo para Sanlúcar de Barrameda. Coinciden la celebración del 5º centenario de la primera vuelta al mundo que salió desde su puerto, protagonizada por Magallanes y El Cano, con su designación como Capital Gastronómica de España en 2022. Por primera vez una población que no es capital de provincia recibe este reconocimiento, y lo hace por méritos propios.

Hoy te invitamos a descubrir por qué The Times dijo que “ya era hora”.

El Langostino es el rey

Langostinos de Sanlúcar
Langostinos de Sanlúcar Foto: Capital Española de la Gastronomía

El langostino de Sanlúcar reina en la gastronomía de estas tierras. Este crustáceo se captura en aguas poco profundas del caladero del Golfo de Cádiz. Su sabor es único, debido al entorno en el que se produce, el estuario del Río Guadalquivir.

Este crustáceo no es sólo único en sabor, también físicamente se distingue de las otras especies de langostinos por sus fuertes y largos bigotes, manchas difuminadas y una cola de color azul pavo.

El langostino de Sanlúcar se come cocido, frito o formando parte de exquisitos guisos de tradición marinera y, siempre, acompañado por una copa de Manzanilla. Lo podemos encontrar en las mejores mesas y, aunque se capturan todo el año, los meses donde hay más abundancia son de abril a junio y de noviembre a enero. ¡Un auténtico must!

La manzanilla

Manzanilla de Sanlúcar
Foto: Capital Española de la Gastronomía

Es el oro líquido y otra de las señas de identidad de Sanlúcar de Barrameda. Un vino único en el mundo al que Manuel Machado le dedicó este poema:

“La manzanilla es mi vino porque es alegre y es buena

y porque amable sirena

su canto encanta el camino.

Es un poema divino
que en la sal y el sol se baña… La médula de una caña
más rica que la de azúcar…

El color que da Sanlúcar
a la bandera de España.”

Su elaboración se realiza a través de métodos tradicionales que son heredados de generación en generación por los bodegueros de Sanlúcar. Los barriles o botas, la mayoría de roble americano de más de cien años, le dotan de su sabor único que ha hecho que no haga falta decir más que “Manzanilla” para saber que estamos hablando de esta joya de la enología que solo se produce en las bodegas de Sanlúcar de Barrameda. En función de su crianza, de un mínimo de 2 ó 3 años, se clasifican en finas o pasadas.

Para adentrarnos en el solemne universo de la Manzanilla sanluqueña debemos visitar alguna bodega.  Esos templos del vino en los que en penumbra, en botas cuidadosamente apiladas, se va gestando a fuego lento esta bebida tan apreciada bajo su velo de flor, la levadura natural que se genera por la suave temperatura ambiente y elevada humedad y que le da su sabor único. Paseando en silencio entre las botas acompañados de un venenciador, un experto en catas de Manzanilla, podremos vivir una experiencia única degustando la Manzanilla extraída directamente del barril con un peculiar instrumento, la venencia, que atraviesa el velo de flor sin romperlo.

Las bodegas de Sanlúcar están en el centro de la ciudad, por lo que podremos pasear de una a otra, disfrutando del agradable ambiente y la historia de esta población.

Si queremos profundizar en el tema, podemos visitar el Centro de Interpretación de la Manzanilla, CIMA, situado en uno de los emblemas de la ciudad que ha sido rehabilitado, las covachas sanluqueñas. Una galería porticada de finales del siglo xv dedicada al comercio en la céntrica cuesta de Belén y colindante con el actual mercado de abastos de la ciudad y el Palacio Ducal. Desde aquí se vieron partir las naves que dieron la vuelta al mundo hace 500 años y que portaban en sus bodegas el vino de Manzanilla.

De la teoría a la práctica

Plaza del Cabildo de Sanlúcar de Barrameda
Plaza del Cabildo. Foto: Capital Española de la Gastronomía

Después de abrir boca con las joyas de la gastronomía sanluqueña, cruzamos la calle para poder conocer de cerca estos y otros productos que hacen de Sanlúcar de Barrameda la capital gastronómica de 2022.

El Mercado de Abastos está situado en una zona que lleva acogiendo la actividad comercial de la ciudad desde la Edad Media, en pleno Conjunto Histórico de Sanlúcar. El edificio rehabilitado, construido en el siglo XVIII, reúne en sus 1400 metros cuadrados de extensión veinticuatro puestos de pescadería, doce de carnicería, diez de frutería, tres de congelados, uno de especias, uno de aceitunas, dulces…

Entre el bullicio de los tenderos, se nos van los ojos hacia las pescaderías, en donde se exponen los famosos langostinos “con pedrigrí”, las acedías, los chocos, las galeras, y otras delicias recién pescadas en sus aguas.

Ya va siendo hora de pasar a la práctica. Nos dirigimos hacia la Plaza del Cabildo donde podemos sentarnos en una de sus terrazas y pedir un plato de langostinos de Sanlúcar, unas papas aliñás y una manzanilla bien fresquita para comenzar. Si encontramos un hueco en la barra de Casa Balbino, tenemos que hacernos fuertes allí y pedir una tortillita de camarón de esas que “quitan el sentío”.

Podemos abrir el apetito bajando desde allí a Bajo Guía para disfrutar de un guiso marinero con vistas impagables a la desembocadura del Guadalquivir, y a esas playas interminables donde, en los veranos, se celebran las carreras de caballos sobre la arena.

Carreras de caballos en Sanlúcar de Barrameda
Carreras de caballos en la playa. Foto: Capital Española de la Gastronomía

Mil motivos para venir

Castillo de Santiago

Sanlúcar alimenta también el espíritu. Su patrimonio histórico te sorprende a cada paso. Desde la torre homenaje del Castillo de Santiago, mandado a construir por Enrique Pérez de Guzmán II Duque de Medina Sidonia en el siglo XV, se puede contemplar toda la ciudad y el río. Es fácil sentirse como uno de los vigías que en 1522 avistó la nave Nao, una de las cinco que habían zarpado tres años antes, al entrar por la desembocadura del Guadalquivir después de haber logrado la gesta de dar la vuelta al mundo.

Desde allí también podremos observar las siluetas de las iglesias de Sanlúcar, entre las que está una muy especial, la de Nuestra Señora de la O, que atesora al Cristo de Veracruz. Junto a los muros del castillo encontramos el palacio ducal de Medina Sidonia, que hoy alberga una hospedería y, un poco más allá, el Palacio de Orleans-Borbón, sede del Ayuntamiento.

Sanlúcar es una ciudad con mucha historia que te seducirá por el estómago y el corazón.

  1. Cristina says:

    Enamorada de Sanlucar , desde hace 11 años todos los meses de agosto vivo la belleza y el encanto de esa tierra.Una Asturiana..

    • CanariasViaja.com says:

      ¡Gracias por compartir! Si quieres recomendarnos tus lugares favoritos de Sanlucar, estaríamos encantados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp