Maio: el viaje de Luis

Como canario nacido en la Isla de Fuerteventura, mi último viaje de apenas siete días a la isla de Maio ha sido un reencuentro con el imaginario visual de mi infancia.

Maio es una de las islas más desconocidas de Cabo Verde, pero capaz de inspirar sensaciones de serenidad como muy pocos destinos turísticos ofrecen. Su paisaje se asemeja muchísimo al de Fuerteventura, un lugar único que aún conserva la esencia de su cultura isleña y marinera.

Sus inmensas playas de arena blanca que rodean toda la isla y el increíble azul de su transparente mar, son su atractivo principal. De entre todas recomendaría, las playas de Ponta Preta o de Bixirothxa en Ciudade de Porto Inglés, la espectacular playa de Morro al atardecer, un baño en la tranquila bahía de la localidad de Calheta o, cualquiera de las playas que recuerdan al Cotillo en Fuerteventura, de la zona de Praia Gonzalo. Pasear hasta perderte por cualquiera de ellas, encontrándote con aves, restos de maderas y cuerdas descoloridas arrojadas por el mar, rugir de olas y silencio por toda compañía.

Maio es una isla plana y desértica, salpicada de bosques de acacia. Quien visita Maio, además de disfrutar del sol y la playa, debe aprovechar la oportunidad de admirarse por el trabajo de los pescadores y las diversas especies de estos ricos mares y practicar snorquel o submarinismo para apreciar su rica fauna marina.

Además de disfrutar de la tranquilidad y la simple belleza de Ciudade de Porto Inglés, su capital, salpicada de cafés y restaurantes con encanto, recomiendo un paseo en coche por la isla, recorriendo todas sus pequeñas poblaciones y los numerosos espacios naturales vírgenes que visitar, así como tener un contacto cercano con la amable población de la isla,: desde Figueira Horta hasta Barreiro, Pilão CãoPedro Vaz y Alcatraz, Praia Gonçalo, Santo António y Cascabulho, Morro, Calheta, las Dunas de Morrinho, Barreiro, Figueira, San Antonio, Praia Gonçalves, o Alcatraz.

Quiero destacar también la riqueza de su pesca y fauna marina, destacando la presencia en la isla de las tortugas Caretta caretta, siendo Maio el segundo lugar más grande de nidificación de tortugas en Cabo Verde. Una experiencia inolvidable verlas nacer y devolverlas al mar.

Para quienes disfrutan de una buena comida, recomiendo comer morena frita tras darte un baño en Calheta, pueblo de pescadores situado en una pequeña bahía, disfrutar de una Soada de Langosta en cualquiera de sus muchos restaurantes locales o de cualquier pincho de carne hecho en los fogones a las puertas de cualquier bar local al caer la tarde.

Sin duda regresaré a Maio, porque me faltó tiempo para disfrutar de la luz de sus increíbles salinas naturales, para pasear por sus infinitas playas, pero sobre todo para disfrutar de la tranquilidad y la “morabeza” (gentileza y hospitalidad) de las y los maienses.


Luis Guardia es artista multidisciplinar y propietario de La Florería. Durante su última visita a la isla de Maio, el mes de octubre de 2019 realizó la instalación «Amor a Maio» en la playa de Cidade de Porto Inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp