Un bosque de cuento: la Selva de Irati

A poco más de una hora de Pamplona, en el Pirineo Navarro muy cerca de la frontera con Francia, se encuentra la Selva de Irati, uno de los bosques de haya y abeto más grandes de toda Europa con más de 18.000 hectáreas de extensión.

Selva de Irati, Navarra

Un bosque de cuento que se puede disfrutar durante todo el año, pero si hay un momento en el que brilla con luz propia es con la llegada del otoño.

El otoño convierte a este bello bosque en un lugar mágico. Las hojas de sus árboles se convierten en un festival de colores rojos y ocres y pasear bajo sus copas es toda una celebración de esta estación.

Los primeros fines de semana de noviembre cientos de personas de todas partes peregrinan hasta la Selva de Irati para disfrutar de este espectáculo natural.

Los pueblos de Orbaitzeta, en el valle de Aezkoa, y Ochagavía, en el Valle de Salazar, son la puerta de acceso a este espacio natural y  ambos están situados a poco más de una hora de Pamplona, por lo que puede ser una escapada perfecta para hacer en el día. Para acceder a la Selva de Irati hay que pagar una tasa de mantenimiento que oscila entre 1 y 5 euros en función de la temporada. Hay diferentes zonas de estacionamiento para los vehículos en diferentes puntos de la zona, como la Ermita de la Virgen de las Nieves, o junto al Embalse de Irabia.

Si queremos conocer bien lo que esconde la Selva de Irati, podemos empezar el recorrido visitando las Casas de Irati, antiguas casas de los guardas del parque, en las que encontraremos el Centro de Interpretación de este espacio natural protegido.

Raíces de los árboles de la Selva de Irati. Foto: istock

La selva de Irati puede ser transitada a pie, en bicicleta o en vehículos autorizados de 4×4 y la recorre una completa red de  senderos  para todo tipo de público.

Los amantes de la montaña pueden atreverse con la ascensión al Monte Urkulu, donde podremos descubrir los restos de la torre romana que conmemoraba la incorporación al imperio de la Hispania y la Galia, tras la conquista de Aquitania en el S. I a.c,  o al Monte Ori, el primer 2000 de los Pirineos, que cuenta con unas vistas impresionantes de la zona.

Además de disfrutar de la impresionante naturaleza, encontraremos otros atractivos en la zona, como visitar la Fábrica de Armas de Orbaitzeta, que jugó un papel muy importante en la fabricación de armas para las guerras con Francia, desde finales del S. XVIII  a finales del XIX, y como fábrica de hierro. Actualmente sus ruinas, invadidas por la maleza, están consideradas como bien de interés cultural.

Fábrica de Armas de Orbaitzeta, Navarra
Fábrica de Armas de Orbaitzeta

También podemos disfrutar de un agradable chapuzón o de unas vistas de postal en el embalse de Irabia y el río Irati. O descubrir los monumentos megalíticos de Azpegi, un legado de los hombres prehistóricos.

El bosque nos irá abrazando según vayamos avanzando para mostrarnos toda su belleza y secretos. Sólo hay que ir con los sentidos despiertos para embriagarnos de todo su encanto.

(Foto: Fotografías cedidas por el Servicio de Marketing Turístico de Navarra)

  1. Y muy cerca, el valle del Roncal! Igualmente precioso!!! Irati es un paisaje que deja huella en quien lo ve!.

    • CanariasViaja.com says:

      ¡Qué ganas de poder descubrir a fondo Navarra, Laura! Hay tantos lugares preciosos. Gracias por dejarnos tu comentario y ayudarnos a seguir descubriendo lugares que no nos podemos perder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp