Los Silos, un pueblo de cuento

Si en las islas existe un escenario ideal para el desarrollo de un cuento o leyenda, ese lugar es Los Silos. Rodeado de plataneras, a los pies del majestuoso macizo de Teno y bañado por el fuerte oleaje del Atlántico, se encuentra esta pequeña villa agrícola desconocida para buena parte de los viajeros. Un lugar que aun conserva ese sabor que tienen los sitios auténticos, esos sitios donde se mezcla la mundana realidad con las leyendas y los cuentos de hoy y antaño. 

Los Silos, la capital del cuento

Este lugar alejado de buena parte de los circuitos del turismo convencional se ha convertido en la sede del Festival Internacional del Cuento de Los Silos, un festival que transforma cada diciembre el pueblo en la capital del cuento. Don Ernesto Rodríguez Abad, director del festival, y su equipo de colaboradores llevan nada más y nada menos que 25 años celebrando este evento único en Canarias. Algo más de un millar de oradores y artistas han llegado a Los Silos desde todas partes del planeta en este cuarto de siglo. La magia que envuelve sus historias han cautivado a lugareños y viajeros, que han soñado con ser valientes luchadores que se enfrentan a malvados gigantes, brujas buenas que viajan sobre escobas voladoras o caperucitas modernas que luchan por la defensa del lobo antes los feroces cazadores furtivos.

Festival del Cuento Los Silos

Durante la primera semana de diciembre, fechas en las que se celebra el Festival del cuento, este año 2020 del 4 al 7, Los Silos atrae a centenares de familas que llegan de todos lados con el objeto de escuchar leyendas, cuentos e historias de contadores del lejano Japón, Costa Rica, Argentina, Ghana, Polonia, Escocia y multitud de países y culturas, convirtiendo al pueblo un excelente espacio de intercambio de experiencias y multiculturalidad. 

Participantes Festival Cuentos Los Silos
Foto: Patri Cámpora

Se pueden escuchar cuentos en patios de antiguas casas canarias, librerías privadas de las gentes del pueblo que abren sus puertas a los visitantes, en los zaguanes de las casas más bellas del casco silense, en medio de uno de los barrancos que nacen en el Monte del Agua o en uno de los callejones empedrados por donde antaño andaban los medianeros y peones de las numerosas plataneras que rodean el pueblo.  En este último lugar además se pueden disfrutar durante todo el año de los callejones encuentados, un proyecto del Festival que ha colocado losetas ilustradas en las paredes de los callejones con cuentos de diferentes autores. 

En la plaza del pueblo, custodiada por un numero grupo de Laureles de Indias de grandes dimensiones, se desarrolla buena parte de las actividades del festival, donde las familias pueden disfrutar de cuentacuentos, actuaciones de títeres, mariones, teatro o toda clase de juegos. Probablemente bajo la atenta mirada de Diego Puns, una versión local del Barón Rampante, un noble que molesto y decepcionado por el comportamiento de los humanos, decidió hace mucho tiempo dejar de vivir con los pies en la tierra y subió a la copa de los arboles a vivir entre las ramas. 

Plaza de Los Silos
Foto: Patri Cámpora

Territorio de leyendas

Los Silos esta rodeado de un territorio lleno de leyendas e historia, algunas de ellas tuvieron lugar hace miles de años, como los yacimientos paleontológicos de la costa, antiguo nidos de avispas fósiles, que vivieron por estos lares hace más de cien mil años. En la zona costera se encuentran algunos de los charcos, piscinas naturales de lava, más bellos del norte de la isla de Tenerife, como son el charco de El Rayo, Don Gabino, Los Chochos o del Inglés. Aquí además se encuentra expuesto el esqueleto de una gigantesca ballena boreal de más de 16 metros de longitud, todo un monumento natural homenaje a las grandes viajeras de los océanos y lugar de auténtica peregrinación para todas aquellas personas que aman el mar.  Otros lugares que no pueden dejar de visitar cualquier viajero curioso que se acerque hasta aquí son el antiguo horno de la cal, la casa del telégrafo que sirvió de amarre al primer cable telegráfico que colocó España en el Atlántico, el edificio del antiguo ingenio azucarero y las salinas comunales de La Caleta de Interian explotadas desde antaño por las mujeres del barrio marinero y heredadas de madres a hijas. 

Esqueleto de ballena en Los Silos
Esqueleto de ballena boreal

Naturaleza para disfrutar al aire libre

En las cumbres más altas de Los Silos, superando los mil metros de altitud, se encuentra un auténtico bosque encantado, el Monte del Agua, una de las mejores representaciones de bosque de nieblas, poblado de laurisilva, que existe en las islas.

El Monte del Agua es una zona ideal para hacer senderismo y fotografía de la naturaleza. Los senderos del Cuevas Negras y el de Las Moradas unen el casco de la Villa con el caserío de Erjos, el de Talavera con el valle de El Palmar y la pista de 11 kilómetros que lo cruza de este a oeste une Erjos con Las Portelas. Estos cuatro senderos son ideales para descubrir la zona durante cualquier época del año. 

Charcas de Erjos

Para los amantes de las aves, en la zona de Erjos, existe unas lagunas artificiales, creadas tras años de extracción de tierras y posteriormente inundadas y naturalizadas. Las charcas de Erjos albergan numerosas especies de aves acuáticas y de zonas boscosas, siendo un sitio ideal para introducirse en el fascinante mundo de la observación de las aves. 

Visitar Los Silos

No existe una época ideal para visitar Los Silos, ya que posee un excelente clima durante todo el año, sin días muy calorosos, ni muy fríos. Aunque tal vez la mejor época es diciembre durante el Festival del Cuento, finales de primavera en abril – mayo o a finales el verano, septiembre. Otras fechas destacadas son febrero durante el carnaval tradicional de Cho Perico, junio durante las fiestas de San Juan y septiembre durante el festival, internacional de música, arte y medio ambiente Boreal.

El pueblo posee una discreta oferta de alojamientos rurales, pequeñas viviendas vacacionales, albergues, apartamentos, como Coral Los Silos, y los hoteles Luz del Mar y La Casa Amarilla en La Caleta de Interian. 

La oferta gastronómica no es numerosa, aunque variada y de muy buena calidad, los más destacados son los restaurantes de pescado fresco de Mundial 82 y El Rubio en La Caleta de Interian, Cofradía El Mocán y La Bodeguita en Las Manzanilla, de carne de cabra y cocina tradicional en La Plaza de Tierra del Trigo, Pizzería La Escuela y la Tasca La Morada en Los Silos. Además de los excelentes pasteles de El Armario de Los Dulces elaborados con productos naturales locales. 

Para los viajeros que prefieren cocinar, cada domingo en la plaza del pueblo se celebra el mercadillo del agricultor con números puesto de productores locales ecológicos y/o tradicionales. Además existen varias fincas de agricultura ecológica que venden directamente a sus clientes y ofertan la posibilidad de conocer la finca. 

Los Silos sin lugar a duda es el lugar ideal para una escapada familiar antes de las estresantes fechas navideñas, un lugar ideal para disfrutar de la naturaleza y volver a ser niños escuchando los cuentos, historias y leyendas que cada año traen hasta aquí contadores llegados desde todos lo puntos cardinales. Colorín colorado nos vemos en Los Silos. 


Juan José Ramos es ante todo un viajero incansable, naturalista, especialista en ecoturismo y conservación de la biodiversidad. Fotógrafo de naturaleza y viajes, recorre el mundo en busca de las especies más raras de flora y fauna y visitando espacios naturales únicos.


¿Te gustaría disfrutar del Festival Internacional de Cuentos de Los Silos? Te hemos preparado una oferta irresistible para que lo vivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp