Artesanía en La Orotava, ¡descúbrela!

Detrás de cada pieza artesana hay jornadas interminables de trabajo, tradición, tesón y mucha pasión.

Hoy te invitamos que nos acompañes en este viaje en el que vamos a descubrir lo que hay detrás de un plato, un cesto y un timple hechos a mano en La Orotava, uno de los municipios de Tenerife con mayor tradición artesana.

Un viaje en el que conoceremos a algunos de los artesanos que hay detrás de estas piezas, visitaremos el Museo Iberoamericano de Artesanía, conoceremos los principales eventos que se realizan en el municipio para la promoción de la artesanía y te mostraremos donde puedes comprar piezas de artesanía canaria en La Orotava, para que estas navidades regales objetos únicos.

Artesanos de La Orotava

Nuestro recorrido comienza en busca de algunos de los artesanos de La Orotava. Algunos, como Donato González González, son los últimos exponentes de su especialidad: la cestería de madera de castaño; otros, como Francisco Fariña, están viviendo un boom de su actividad, con más de 80 artesanos que se dedican a la fabricación de instrumentos en Tenerife; y otros, como Gonzalo Martín, han conseguido posicionar sus vajillas entre las más codiciadas por los chefs más importantes del país.

Todos tienen algo en común: detrás de cada una de sus piezas hay mucho trabajo, técnicas que van pasando de generación en generación y muchas horas de dedicación que, en la mayoría de los casos, no se paga.

Donato González, cestero

Artesano de La Orotava, Donato

Donato González González a sus 77 años sigue pasando parte del día haciendo lo mejor que sabe hacer para ocupar su tiempo, tejer cestos de castaño, «mejor esto que estar metido en el bar». Es lo que lleva haciendo desde niño, cuando con 12 años sus hermanos mayores le enseñaron el oficio, que ellos aprendieron a su vez de un vecino de Pinolere.

Dice que cuando niño era «ruinito» y que sus hermanos peleaban con él porque no quería aprender, pero que ahora ya no se ve haciendo otra cosa. 64 años de práctica tienen ya sus manos.

Su padre tapaba pajeros y él y sus hermanos también se ganaron la vida así, «haciendo pajales». Su hija Yaiza mantiene viva la tradición familiar ya que lleva el proyecto de recuperación de pajares de La Orotava y también ha aprendido a hacer cestos pequeños y le ayuda en todo lo que puede. Ella aprendió de su padre y de sus tios. En el taller de Donato guardan los andamios del abuelo, hechos con la flor de la pitera.

Cuando trabajaban sus hermanos se ocupaban de vender los cestos al público en el taller y, más tarde, en ferias como la Pinolere, «una feria campurria a la que viene toda la gente del campo a la que le gusta el trabajo y se llevan cestos para sus pedacitos de tierra». Los resistentes cestos de castaño antes eran usados para recoger las uvas, pero las bodegas las han sustituido por plástico, así que ya se demandan mucho menos para el campo.

Donato es el único de los tres hermanos que continúa haciendo cestos. Uno de ellos falleció y el otro ya se ha retirado a disfrutar de la vida. Sus cestos tenían un sello especial que los hacía reconocibles: la forma de disponer los dos colores de la madera en el cesto, blanco y negro, el sello que distingue a cada artesano.

Los cestos se hacen con los troncos de los chupones que rodean a los castaños. Unas largas varas oscuras por fuera y blancas por dentro, que se parten a la mitad con la mano y haciendo fuerza con los pies. La madera se recoge en la luna menguante de enero, en La Florida. En ese momento hay que hacer acopio para todo el año.

Para hacer un cesto grande dedica todo un día, de 8 a 5 de la tarde. Su trabajo requiere de pocas herramientas, tan solo «podón, unas tijeras y una cuña«. Pocas herramientas pero mucha concentración, fuerza y paciencia y unas manos curtidas, ya que este trabajo «quema las manos. Si fuera suave ya los chicos estarían haciéndolo».

En Los Realejos hay algunos artesanos jóvenes que están manteniendo el oficio que han heredado de sus padres, pero en La Orotava ya tan solo queda él, ya que el otro cestero que quedaba, Norberto de La Florida, falleció con 90 años. Ha visto como muchos artesanos del municipio han fallecido y sus hijos no han seguido la tradición. En su caso su hija Yaiza le sucede, pero «si no se venden, hay que dejarlo».

Francisco Fariña, luthier

Francisco Fariña es luthier. Músico aficionado, aprendió a construir instrumentos de forma autodidacta hace 30 años observando los timples y experimentando. «El trabajo me fue enseñando».

Hasta dominar la técnica se le rompieron algunas maderas al doblarlas, porque cada madera es diferente y algunas, como el ébano, son tan duras que hay que ponerlas un día entero en remojo y doblarlas con un aparato.

No sabe cuánto tiempo tarda en hacer un solo timple ya que siempre trabaja en varios a la vez: cortando la madera, doblándola, armando las piezas, creando las rosetas con marquetería, colocando la cejilla de metacrilato, barnizando… muchos procesos y horas de trabajo. Sus timples cuestan entre 150 y 600 euros, dependiendo del tipo de madera que lleven.

En su taller se acumulan todo tipo de maderas, locales y de otros lugares del mundo, con las que construye estos instrumentos que sonarán en parrandas y conciertos. Los más económicos, los que se usan para los niños que están aprendiendo o como timple de batalla para romería, están hechos de sapeli, nogal o tulipán. Los más caros son los timples de concierto que tienen más traste y se fabrican con maderas nobles como el palosanto, el arce rizado o el moral. Timplistas como El Colorado o Benito Cabrera han usado sus timples.

Además de timples fabrica otros instrumentos de cuerda como guitarras, laudes, laudinos o bandurrias. Sus instrumentos están repartidos por todas las islas y la península, e incluso ha mandado alguno a Alemania, Países Bajos y hasta el presidente de Estados Unidos Bill Clinton recibió uno de regalo.

Francisco vende sus instrumentos a tiendas, pero también recibe encargos de particulares y músicos en su taller situado en Pinolere y en las ferias a las que acude.

Su oficio está muy vivo con más de 80 artesanos, que se dedican de manera profesional o como afición, a construir timples en Tenerife.

Gonzalo Martín, ceramista

Gonzalo Martín es el más joven de todos, aunque lleva toda una vida con las manos metidas en el barro. Empezó muy joven y, después de muchos años dedicado a la producción de cerámica tradicional, esculturas y recuerdos para turistas, un curso de diseño organizado por el Cabildo le animó a explorar nuevos territorios creativos. Inspirado por la funcionalidad, belleza y el uso del color de la cerámica japonesa, comenzó a crear vajillas únicas para restaurantes y fue ahí cuando por fin encontró al cliente que entendía y valoraba su trabajo.

Con un encargo del chef Braulio Simancas debutó. Después llegó Erlantz Gorostiza, del MB y, a partir ahí, el boca a boca y las redes sociales han hecho que sus vajillas artesanales estén en los restaurantes con más estrellas de España, como el Poniente de Ángel León, con el que lleva varias temporadas colaborando, o el prestigioso Celler de Can Roca, entre muchos otros.

Vive todo esto con calma, trabajando en su taller, situado en la parte trasera de la casa de su madre, en el que pasa muchas horas cada día traduciendo las ideas de los grandes cocineros en recipientes únicos a la altura de sus creaciones. Un proceso que lleva su tiempo y que es un reto en si mismo.

Crear, innovar, dar con la técnica para convertir una idea en algo material que funcione a la perfección con el plato para el que fue concebido y, una vez hecho, pasar a otro proyecto, seguir creando.

Sus piezas también han volado fuera de nuestras fronteras gracias a ADME, una distribuidora de vajillas artesanales. Islandia, Bélgica, Italia, Alemania o Estados Unidos son algunos de los destinos en los que podemos encontrar sus creaciones.

Sus sorprendentes diseños están inspirados en las formas y texturas de la naturaleza y en el fondo del mar, donde siempre encuentra inspiración.

Gonzalo ha hecho de su oficio tradicional una profesión con mucho futuro.

El Museo Iberoamericano de Artesanía (Mait)

Después de haberle puesto cara a algunos de los artesanos que siguen produciendo artesanía en La Orotava, seguimos nuestro recorrido visitando el Museo Iberoamericano de Artesanía, situado en el Antiguo Convento de San Benito Abad, en la antigua Calle del agua (hoy calle Tomás Zerolo).

La artesanía juega un papel fundamental para enteneder los usos y costumbres de las diferentes culturas. En las diferentes salas de este museo se hace un repaso de la artesanía de Iberoamérica y de las islas, contando con una sala dedicada a los Premios de Artesanía.

Dentro de sus salas, destaca la sala Roseta, donde podemos conocer el enorme trabajo que hay detrás de cada roseta, el encaje circular a modo de flor que es una de las labores de aguja más representativas en Canarias.

Llegó a las islas de las manos que las mujeres de los conquistadores y fue pasando de generación en generación, de madres a hijas, hasta nuestros días. Esta labor se expandió hacia América con las familias canarias que participaron en la conquista y con la emigración y se industrializó cuando los ingleses las comercializaron.

A principios del siglo XX comenzó su declive y ya sólo se encuentran artesanas en La Orotava, Vilaflor, Arona y alguna en Lanzarote.

Museo Iberoamericano de Artesania
Vestido con roseta canaria en el Museo Iberoamericanop de artesania de La Orotava

La artesanía nos muestra la forma de vida de nuestros antepasados, los usos que les daban a cada uno de estos objetos nos hablan de nuestra historia y nuestra cultura y nos ayuda a entender el valor de lo hecho a mano.

Citas con la artesanía en La Orotava

Tienes dos grandes citas con la artesanía en La Orotava cada año: la Feria de la Artesanía de Pinolere y el Festival de la Lana de Canarias.

Festival de La Lana de Canarias

En la primera quincena de mayo se celebra, desde hace 7 años el Festival de Lana de Canarias, un evento destinado a visualizar todo el trabajo que hay detrás de una ovillo de lana: desde el trabajo ganadero hasta el telar.

Y lo hacen mezclando disciplinas artísticas y fusionando lo urbano con lo rural y lo tradicional con lo contemporáneo sin renunciar a los avances de la tecnología en pro de un mundo más sostenible.

Es un proyecto de la EDAC (Entidad para la Difusión del Arte y la Cultura) en colaboración con la Asociación Cultural Pinolere.

Feria de la Artesanía de Pinolere

Desde hace 35 años, la Asociación Cultural de Pinolere organiza la Feria de Artesanía de Pinolere.

Lo que comenzó como una muestra para poner en valor a los artesanos del barrio, ha ido creciendo hasta convertirse en una de los encuentros artesanos más importantes de las islas, que agrupa a artesanos de Tenerife y al los mejores de su especialidad de toda Canarias, en las muestras temáticas que hacen cada año.

Este año la feria no se ha podido celebrar por la situación actual, por lo que se hace aún más importante apoyar el trabajo artesano, ya que sus oportunidades de venta se ven reducidas.

Dónde comprar artesanía en La Orotava

Después de conocer el trabajo y esfuerzo que hay detrás de cada pieza artesanal, te proponemos un recorrido por las calles de La Orotava en busca de regalos únicos y muy especiales: artesanía tradicional, diseño local y productos elaborados en las islas, para que sorprendas a todos con regalos originales y cargados de valor.

Tienda del MAIT

Situada en la entrada del Museo Iberoamericano de Artesanía venden productos artesanales de Iberoamerérica y una pequeña muestra de artesanía canaria, con el sello Artenerife.

Museo Iberoamericano de Artesanía C/ Tomás Zerolo, 34 La Orotava Horario: de lunes a viernes de 10 a 15 horas. Sábados de 10:30 a 13:30. Domingos cerrado.

Casa Torrehermosa

Tienda de Artenerife Casa Torrehermosa, artesanía en La Orotava

Una de las tiendas oficiales de Artenerife en la que se puede encontrar una amplia selección de productos artesanales hechos en Canarias, desde cuchillos canarios, objetos decorativos, joyería, rosetas, hasta cestas y jabones artesanales.

Casa Torrehermosa (frente al MAIT) C/ Tomás Zerolo, 34 La Orotava Horario: de lunes a viernes de 10 a 17 horas. Fines de semana cerrado.

Flor del Higo Pico

Flor del Higo Pico artesanía en la orotava

Una pequeña tienda situada a unos metros de la famosa confitería Taoro » Casa Egon» en la que podemos encontrar productos de arte y diseño hecho en las islas y piezas de artesanía canaria exclusiva, como la joyería en pasta de papel de Maru Papel y Cartón . También disponen de tienda on-line.

Realizan trajes de mago por encargo, aunque también tienen algunos a la venta en la tienda.

Flor del Higo Pico C/ León 1, bajo La Orotava

Canarias Concept

Tienda de artesanía en La Orotava

Un concept store de productos diseñados y producidos en Canarias. Desde vinos, cafés, mieles y licores a camisetas, pañuelos de seda o fotografías. Para aquellos que buscan un regalo diferente hecho aquí.

Canarias Concept Store C/Carrera, 23 La Orotava

Sabor Canario

En la tienda del Hotel Orotava también podemos encontrar una amplia muestra de artesanía realizada en Canarias.

Sabor canario Calle Carrera del Escultor Estévez, 17 La Orotava

Mercado del Agricultor de La Orotava

Cada sábado el Mercado del Agricultor se llena de los productos más frescos de la tierra, pero también del trabajo de algunos artesanos.

Además de ir a comprar frutas, verduras, carnes, pescados salados, quesos, vinos, mieles, dulces… te puedes llevar piezas únicas, como las joyas artesanales de Juli Ruiz .

Y de guinda…

…un pastel o un kilito de gofio para llevar.

Recorrer las calles empinadas de La Orotava abre el apetito. Te proponemos finalizar el recorrido por la Villa degustando algunos productos artesanos con mucha solera.

Molino La Máquina

Molino de gofio La Máquina, artesanía en La Orotava

De los trece molinos que había en La Ototava solo dos quedan abiertos y en activo: el Molino de Don Chano y el Molino La Máquina. En el de La Máquina, cada mañana, desde hace 400 años, tuestan y muelen los cereales para hacer su gofio artesanal de múltiples variedades.

Además de los clásicos gofios han innovado con algunos productos como las barritas energéticas de gofio, que son muy populares, o con los gofios aromatizados con vainilla y chocolate.

Molino La Máquina Calle del Colegio, 3 La Orotava

Confitería y Café Taoro «Casa Egon»

Pastel de Casa Egon, artesanía en La Orotava

Y si hay una cita imprescindible para todo el que visita La Orotava es pasar por «Casa Egon», una pastelería, fundada por Egon Wende en 1916, que sigue endulzando a locales y turistas con sus especialidades.

Tomarse un café con un dulcito en la terraza que da a los Jardines Victoria es la mejor manera de acabar este recorrido en el que hemos descubierto y valorado la artesanía en La Orotava.

Confitería Taoro «Casa Egon Calle León, 5. La Orotava


¿Te gustaría descubrir la artesanía de La Orotava? Te hemos preparado una oferta irresistible para que vengas a disfrutarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp