Florencia: guía para sucumbir al Síndrome de Stendhal

¿Lo sientes? Tu corazón comienza a latir más rápido, estás confuso, el vértigo te atrapa, tu cuerpo tiembla…Has caído bajo el influjo de Florencia.

Florencia, la capital de Toscana, acumula tal cantidad de belleza y arte en sus museos, palacios, iglesias, calles, plazas y puentes, que es difícil no ser víctima del famoso síndrome de experimentó el escritor Stendhal tras su visita a la Basílica de la Santa Cruz.

Hay tanto que ver en Florencia que, a menos que el tiempo no sea un problema para tí, te recomendamos que organices previamente tu visita a esta ciudad, seleccionando los lugares, museos y exposiciones que te gustaría visitar y, sobre todo, comprando las entradas previamente para evitar largas colas y dedicar cada minuto a disfrutar de esta ciudad.

Interio museo en Florencia
Foto: Juan Gómez para Unsplash

Si optas por improvisar, disfrutarás igualmente, pero tal vez te quedes sin poder recorrer de algunos de sus tesoros, como la Galería Uffizi o la escultura David de Miguel Ángel en la Galería de La Academia. Tú eliges.

Para facilitarte la planificación de tu viaje a Florencia, hemos recopilado la información de los principales lugares a visitar con sus webs, en las que podrás adquirir tus entradas anticipadamente.

Empieza a disfrutar de tu viaje a Florencia desde hoy.

Plaza de la Signoria y Loggia del Lanzi

Comenzamos nuestro recorrido por la plaza que representa el poder civil de Florencia, una de las más monumentales de la ciudad. Allí encontraremos el Palazzo Vechio, la réplica del David de Miguel Ángel, la Logia dei Lanzi, el Tribunal de las Mercancías o el Palacio Uggucioni. A pocos pasos de allí, la Gallería Uffizi, la Iglesia de la Santa Croce y el Ponte Vechio.

Palazzo Vechio

Palazzo Vechio
Foto: Eric Texido para Unsplash

Un imponente edificio del siglo XIV de estilo gótico civil toscano que acoge el gobierno de la ciudad de Florencia desde hace siete siglos. Su apariencia es la de un palacio fortificado, con sus almenas y su torre de 95 metros de altura. Frente a él, la réplica del David de Miguel Ángel. Si quieres contemplar el original tendrás que ir a la Galería de la Academia.

Pero no te quedes sólo con su imponente fachada. En su interior viajarás por las diferentes etapas de la historia y el arte de Florencia. De los restos del teatro de época romana que se conservan en el subsuelo, pasamos a las suntuosas salas del conjunto monumental decoradas por célebres artistas de los siglos XV y XVI, para finalmente llegar a las espectaculares vistas panorámicas del paseo de ronda y la torre.

Entre las obras maestras del edificio, Judith de Donatello, las pinturas de Bronzino en la Capilla de Eleonora y el Genio de la Victoria de Miguel Ángel.

No te pierdas la Sala de los Quinientos. Un espacio diáfano de 54 metros de largo por 22 de ancho decorado con impresionantes frescos pintados por Vasari.

Web Palazzo Vechio

Compra tus entradas aquí.

Logia di Lanzi

Otro edificio que nos llama la atención en la Plaza de la Señoría es un pórtico abierto, de nombre Logia dei Lanzi o de los lanceros. Fue construido entre 1376 y 1381 por Benci di Cione y Simone di Francesco Talenti.  Se trata de un edificio de transición del gótico al renacimiento que recibe este nombre porque era aquí donde, en 1527, acampó un cuerpo de mercenarios de origen alemán, los lansquenete, que acompañó al ejército de Carlos V cuando éste se dirigía a Roma.

Desde el siglo XVI no lo ocupan soldados, sino esculturas. Algunas tan importantes como el Perseo con la cabeza de Medusa de Cellini o algunas de las obras de Giambologna.

Galería Uffizi

Situada a unos 50 metros de la plaza de la Signoria, se encuentra el segundo museo más visitado de Italia, tras los Museos Vaticanos. La Galería Uffizi es uno de los imprescindibles de Florencia. El museo más importante del mundo en cuanto a arte renacentista. Así que las colas están garantizadas, ya que diariamente lo visitan unas 10.000 personas, por lo que te recomendamos que compres tu entrada previamente o reserves una visita guiada.

La Galería Uffizi está situada en un antiguo palacio construido por Giorgio Vasari, uno de los arquitectos más importantes del Renacimiento, por orden de Cosme I.

En 1743, Ana María Luisa de Médici, última duquesa, donó la colección de arte que había pertenecido a su familia a la ciudad de Florencia en su testamento abierto, y en 1765 el Palacio Uffizi abrió al público como museo púbico.

Para poder recorrerlo se necesitan un mínimo de dos horas (las que dura una visita guiada). En sus dos plantas encontrarás no solo obras del Renacimiento, sino también de otros periodos de la pintura italiana, así como una importante colección arqueológica con piezas de la Antigua Roma.

Algunas de las obras más destacadas que podremos encontrar son La Primavera y El Nacimiento de Venus de Botticelli; La Maestà di Ognissanti de Giotto; Retrato de los Duques de Urbino de Piero della Francesca; La Virgen del Jilguero de Rafael; La Venus de Urbino de Tiziano; El Sacrificio de Isacc de Caravaggio; La Sagrada Familia de Miguel Ángel, o La Anunciación de Leonardo da Vinci, entre otras muchas.

Con la entrada de la Galería Uffizi tienes acceso gratuito al Museo Arqueológico Nacional y al  Museo del Opificio delle Pietre Dure.

Los lunes no festivos el museo permanece cerrado.

Web Galería Uffizi

Compra tus entradas

Ponte Vechio

Ponte Vechio Florencia
Ponte Vechio. Foto Xavier Mejorada para Unsplash

Si te asomas junto al río, por detrás de la Galería Uffizi, podrás disfrutar de una de las típicas imágenes de Florencia y de uno de sus puentes más icónicos, el Ponte Vecchio.  El puente que contemplamos data del siglo XIV, y sustituye a los anteriores, de eran de madera y que fueron arrasados reiteradamente por las crecidas del río Arno.

Desde el Renacimiento este puente está ocupado por tiendecidas, fundamentalmente de orfebres. Encima de él, el corredor vasariano, un pasadizo que conecta el Palazzo Vechio con el palacio Pitti, situado en la otra orilla.

Iglesia de La Santa Croce

La Santa Croce fue diseñada en el siglo XIII para competir en belleza con la iglesia de los domenicos, Santa María Novella. Es una de las iglesias que deberíamos visitar, y la que provocó en Stendhal ese famoso síndrome que recibe su nombre.

Santa Croce,  es la iglesia franciscana más grande del mundo y  recoge toda la historia del arte y de la fe de la cultura occidental, y siempre ha representado un polo fundamental de agregación vinculado a San Francisco de Asís, patrón de Italia desde 1939.

Este templo siempre fue un lugar de paso de artistas y erúditos, producto de la hospitalidad franciscana. Además, la iglesia de la Santa Croce hace las funciones de panteón de ilustres de la patria. En su interior encontraremos las sepulturas y cenotafios de pintores, escultores, músicos, humanistas, políticos o escritores tales como Rossini, Miguel Ángel, Galileo, Maquiavelo o Ghiberti.

La fachada de la Santa Croche, al igual que la del Duomo, es un añadido posterior. Una fachada neogótica según los cánones del gótico toscano con sus mármoles de colores.

El horario de visita es de lunes a sábado, de 9:20 a 17:30, y los domingos de 12:30 a 17:45.

Web de la Iglesia de la Santa Croce

Compra tu entrada aquí

Piazza del Duomo

A tan solo 7 minutos del Ponte Vechio, que se multiplicarán por cada una de las paradas que vayas haciendo por el camino para tomar fotos, encontrarás la Piazza del Duomo, que representaba el poder religioso de la ciudad. Allí encontraremos una de las catedrales más bellas del mundo, Santa María del Fiore, y otros dos monumentos imprescindibles: el Campanille de Giotto y el Baptisterio, separados unos de otros, como ocurre en muchas otras cuidades de Italia.

Catedral de Santa Maria del Fiore

Este enorme templo gótico, del siglo XII y XIV, de 160 metros de longitud, es la tercera iglesia del mundo después de la Basílica de San Pedro de Roma y la de San Pablo de Londres. En el momento de la finalización de su construcción era la más grande del mundo.

En su interior acoge una bellísima cúpula, obra de Filipo Brunelleschi, que Migue Ángel tomó como referencia para la Basílica de San Pedro en Roma. Esta cúpula, de 90 metros de altura, es bastante posterior al resto de la edificación, ya que se terminó de construir en 1520, y corresponde al Renacimiento.

El interior de la cúpula está decorado con una de las grandes obras de la historia del arte: el Juicio Final de Giorgio Vasari. Vale la pena subir a la cúpula para contemplar esta obra de cerca y para disfrutar de las vistas de la ciudad.

La fachada de Santa María del Fiore es muy posterior del resto de la Catedral, terminándose a finales del XIX. Una obra neogótica a base de mármoles de distintos colores, al estilo toscano.

La entrada a la catedral es gratuita, pero para visitar la cúpula hay que adquirir el pase Brunelleschi (30€), que da acceso a éste y el resto de monumentos de la plaza. El pase tiene vigencia durante tres días. En el momento de la compra hay que indicar fecha y hora de la visita a la cúpula, y se exige máxima puntualidad.

La entrada se realiza por la Porta della Mandorla, situada en el lado norte de la Catedral. Hay que tener en cuenta que no hay ascensor y que hay que subir 463 escalones, por lo que no se recomienda a personas que sufran problemas de corazón, vértigo, claustrofobia o a embarazadas. Los menores de 18 años han de acceder acompañados de un adulto.

La visita tiene una duración recomendada de 45-50 minutos.

Web Catedral Santa María di Fiore

Compra tus entradas

Baptisterio de la Catedral

Frente a la Catedral encontramos el Baptisterio, una de las iglesias más antiguas de Florencia. De estructura octogonal recubierta de mármol y cúpula de ocho cuerpos, su datación ha resultado complicada. En la Edad Media los florentinos creían que se trataba de un templo pagano romano reconvertido en iglesia. De hecho gran parte del mármol proviene de la Florentia Romana.

El Baptisterio que visitamos hoy es fruto de la ampliación del primitivo del siglo IV-V. Al entrar la mirada se eleva hacia los mosaicos toscanos que decoran las cúpulas, presididos por un Cristo juez, con escenas del Juicio Final. Estos mosaicos fueron instalados en el siglo XIII.

El Baptisterio también cuenta con tres hermosas puertas de bronce, entre las que destacan las Puertas del Paraíso de Lorenzo Ghiberti.

Puedes visitarlo adquiriendo cualquiera de los tres pases combinados: Brunelleschi (30€), Giotto (20€) o Ghiberti (15€).

Web Baptisterio

Compra tus entradas

Campanille de Giotto

Campanille de florencia
Foto: Luis Cortes para Unsplash

Junto a la Catedral se encuentra su campanario exento. Un  obra cumbre del gótico toscano recubierta de mármoles rojos, blancos y verdes, como la Catedral. Pese a que el campanario lleva el nombre de Giotto, este no pudo concluir su obra que inició tres años antes de su muerte, en 1334.

Continuado por Andrea Pisano, que terminó los dos primeros pisos respetando el proyecto giottesco, el campanario fue embellecido con la decoración exterior en rombos también con la intervención de Alberto Arnoldi.

El campanario fue terminado en 1359, después de los terribles años de la peste negra, por Francesco Talenti, el genial creador de las ventanas altas, que tuvo el mérito de atravesar la estructura con luz, gracias a las ventanas ajimezadas.

Para visitar el Campanille tienes que comprar el Brunelleshi Pass o el Giotto Pass. El horario de visita es de 08:15 am a 19:45 pm.

El ascenso se realiza a pie por una escalera de 414 escalones y no hay ascensor, por lo que no se recomienda a personas con problemas cardiacos, vértigo, claustrofobia o a mujeres embarazadas. Los menores han de ir acompañados por un adulto.

La duración recomendada de la visita es de aproximadamente 45 minutos.

Web del Campanille de Giotto

Compra tus entradas aquí.

Basílica de San Lorenzo

La historia de la familia Medici y de Florencia están íntimamente relacionadas, y bajo su mecenazgo la ciudad se convirtió en la cuna del arte renacentista.

La Basílica de San Lorenzo fue construída por encargo de Cosme I de Médici, un importante banquero, político y fundador de esta importante dinastía.

En la construcción de esta basílica trabajó Brunelleschi. La mano de Miguel Angel, en el interior de la sacristía, donde se encuentran las capillas Médici, la convirtió en uno de los grandes monumentos que hay que ver en Florencia.

La entrada se compra en la taquilla. Permite visitar: la Basílica de San Lorenzo, la Sacristía Vieja, los Claustros, el Museo del Tesoro, la cripta y el subterráneo monumental

La visita a la Biblioteca Medici y las Capillas Medici no está incluída y requiere la compra de entradas diferentes.

El horario de visita es de lunes a sábado de 9:30 am a 17:30 pm.

Web de la Basílica de San Lorenzo

 

Mercado de San Lorenzo y Mercado Central

¡No solo de arte viviremos en Florencia! Tendremos que atender otras pasiones más mundanas, como comer. Para ir abriendo apetito podemos visitar el Mercado de San Lorenzo, muy cerca de la basílica de San Lorenzo. Se trata de un mercadillo popular al aire libre, en el que encontraremos también muchos puestos de souvenirs turísticos.

Si queremos sumergirnos en el mundo gastronómico de Florencia tendremos que entrar en el Mercado Central, a unos metros, que está cubierto. En su interior encontraremos los mejores productos italianos para abrir nuestro apetito: quesos, vinos, aceites, pastas..

 

 

 

Galería de la Academia

David de Miguel Angel
Foto: Juan Gómez para Unsplash

Otro de los museos imprescindibles de Florencia. Este museo atesora una de las esculturas más famosas de la humanidad, el David de Miguel Ángel, pero además en el podrás encontrar la mayor colección de esculturas de este artista, entre las que se encuentran sus esclavos.

La Galleria dell’Accademia di Firenze alberga algunas de las colecciones de pintura y escultura más importantes del mundo, incluidas esculturas de Miguel Ángel, y una rica colección de pintura italiana temprana. No menos significativa es la colección de yesos y maquetas de Lorenzo Bartolini y su alumno Luigi Pampaloni en la Gipsoteca del monumental Salone dell’Ottocento. Y el museo también alberga instrumentos musicales que pertenecieron a los grandes duques de Toscana, Medici y Lorena, la mayoría de los cuales estaban en la colección del Conservatorio Luigi Cherubini de Florencia.

El horario de apertura es de martes a domingo de 9:00 am. A 5:45 pm. Los lunes permanece cerrado.

Web de la Galería de la Academia

Compra tus entradas aquí  (Imprescindible comprarlas con anterioridad)

Palazzo Pitti y Galería Palatina

Al otro lado del río Arno se encuentra el Palazzo Pitti. Adquirido en 1550 por Cosme I de Medici y su esposa Eleonora di Toledo para transformarlo en la nueva residencia granducal, el Palazzo Pitti pronto se convirtió en el símbolo del poder consolidado de los Medici sobre la Toscana. Palacio de otras dos dinastías, la de los Habsburgo-Lorena (sucesores de los Medici desde 1737) y la de los Saboya, que vivieron allí como reyes de Italia desde 1865, el Palacio Pitti aún lleva el nombre de su primer propietario, el banquero florentino Luca Pitti, que a mediados del siglo XV quiso construirlo -tal vez según un diseño de Brunelleschi- más allá del Arno, al pie de la colina de Boboli.

Actualmente alberga cuatro museos diferentes: el Tesoro de los Grandes Duques en la planta baja, la Galería Palatina, donde contemplar la obra de los más famosos maestros italianos,  y los Apartamentos Imperiales y Reales en la planta noble del Palacio, la Galería de Arte Moderno y el Museo de la Moda y el Traje en el segundo piso.

Se pueden visitar de martes a domingo de 8:15 a 18:30. Los lunes permanecen cerrados.

Web del Palazzo Pitti

Compra tu entrada aquí

Iglesia Santa Maria Novella

La Basílica de Santa Maria Novella fue fundada por los frailes de la Orden Dominicana en la primera mitad del siglo XIII, convirtiéndose en uno de los hitos religiosos y artísticos más importantes de Italia. La fama de Santa Maria Novella durante las épocas medieval y renacentista favoreció la concentración de obras muy importantes de artistas de la talla de Giotto, Brunelleschi, Masaccio, Miguel Ángel, Ghirlandaio, Botticelli y Vasari, entre otros. Esta particular fortuna artística y religiosa hizo que el lugar estuviera indisolublemente ligado a sus obras de arte. De hecho, estos fueron hechos específicamente para Santa Maria Novella.

La fachada de mármol de Santa Maria Novella es una de las obras más importantes del Renacimiento florentino.

Las entradas se pueden comprar directamente en taquilla. Se puede visitar de lunes a domingo. Consultar las horas de culto, durante las cuales no se puede realizar visita turística.

Web de Basílica de Santa María Novella

¿Estas preparado para caer rendido bajo su influjo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp