Oviedo, una ciudad deliciosa

Hace unos cuantos años ya, finalizando el mes de mayo decidí, o decidieron por mí, nunca lo sabré bien, que ya era hora de salir a ver el mundo. Y no  lo hice en un sitio cualquiera no, tuve la suerte de hacerlo en Oviedo. En el  Sanatorio Miñor (del que mi bisabuelo había sido creador con otros tres médicos) para ser  exactos, y como tantos niños de aquella época. Desde entonces entonces hasta hoy, Oviedo ha  cambiado mucho pero sigue siendo una ciudad ideal para vivir o visitar. Woody Allen dijo  que es “una ciudad deliciosa, exótica, bella y peatonalizada; es como si no perteneciera este  mundo, como si no existiera… Oviedo es como un cuento de hadas”. Y aquí pretendo  resumiros un poco el porqué hay que visitar Oviedo.  

Oviedo es una pequeña ciudad de unos 220.000 habitantes, situada en el noroeste de  España. Es la capital del Principado de Asturias y ostenta los títulos de «muy noble, muy leal,  benemérita, invicta, heroica y buena» como se puede ver en su escudo. Es una ciudad  conocida por su patrimonio prerrománico único, por el inicio del Camino de Santiago  primitivo, por un casco antiguo medieval, coronado por la catedral de Oviedo, de estilo  gótico con su Cámara Santa, que data del siglo IX. Pero también es conocida por su calidad  de vida (de las más altas de Europa), por ser una ciudad elegante, por el parque de San  Francisco, por Clarín, por los Premios Princesa de Asturias, por el Real Oviedo, por  Fernando Alonso…  

Oviedo es una ciudad muy fácil de visitar por su reducido tamaño, sus grandes zonas  peatonales, con cientos de rincones para empaparse de su espíritu, con una gastronomía  excelente, y con muy buenas zonas comerciales. Empezamos:  

• La Catedral:

Catedral de Oviedo

La Santa Iglesia Basílica Catedral Metropolitana de San Salvador de  Oviedo es una catedral de estilo gótico que data su comienzo a finales del siglo XIII y su  final a mediados del siglo XVI. Está situada donde existía un conjunto catedralicio prerrománico del siglo IX, alguno de cuyos edificios han sobrevivido. Por esta razón y lo  dilatado de la construcción del edificio actual, este contiene estructuras de estilo  prerrománico (Cámara Santa), románico (bóvedas y apostolado de la Cámara Santa),  gótico (fachada, naves y claustro), renacentista (remate de la torre) y barroco (Girola,  Capilla del Rey Casto y otras capillas).  

La Cámara Santa está declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y en su  interior se guardan tesoros como las cruces de la Victoria (símbolo del principado) y la de  los Ángeles (símbolo de la ciudad). También la Caja de las Ágatas y el Arca Santa, que  contiene en su interior diversas reliquias, entre ellas el Santo Sudario. El Santo Sudario es  un pañuelo de lino manchado de sangre, venerado como prenda funeraria de Jesús de  Nazaret.  

• El Campo de San Francisco

Es sin duda uno de los lugares emblemáticos de mi  ciudad, lugar de paseo y reunión de los ovetenses durante años. Las primeras referencias  son del siglo XIII. El nombre viene dado porque era el huerto del convento de los frailes de  San Francisco de Oviedo. Es imprescindible pasear por el parque, ver el estanque de los  patos, las fuentes, el paseo de la rosaleda, el paseo de los álamos (y su mosaico de Antonio  Suárez) y la estatua de Clarín, de Paulino Vicente o de San Francisco (entre otras) y admirar  su vegetación y arboles centenarios.  

• El Prerrománico

Foto:: Turismo Asturias

En Oviedo se concentran algunos de los monumentos del  Prerrománico asturiano declarados Patrimonio Mundial por la UNESCO: Santa María del  Naranco, San Miguel de Lillo, San Julián de los Prados son de visita obligada. Están lejos  del centro por lo que necesitaremos ir en coche o en la linea de autobuses urbana que nos  elevara a ellos.  

• El Fontán.

Esta plaza es el corazón de los mercados de la ciudad y fue construida en  1792. Los jueves y sábados se llena de puestos de venta de una gran variedad de productos,  ademas de tener los soportales repletos de tiendas y chigres donde poder comer y tomar  sidra cualquier día del año. En el Fontán encontramos el mítico Casa Ramón donde  podremos recuperar fuerzas con una buena comida o simplemente tomarnos unas sidras.  

• Casco antiguo.

Plagado de edificios con solera y peatonal por lo que merece la pena  recorrerlo a pie y perderse por los rincones de los que hablaba Clarín en La Regenta. Sus  calles estrechas y de trazado medieval nos llevaran por la plaza de la Constitución con el  ayuntamiento y la iglesia de San Isidoro el Real, por la calle Cimadevilla hasta el Museo de Bellas Artes de Asturias (con obra de Picasso, Goya, Dalí, Miró, Zurbarán o El Greco y de  los grandes artistas asturianos como Nicanor Piñole, Evaristo Valle, Dario de Regoyos,  Orlando Pelayo…). Al lado del museo está la capilla de la Balesquida y el Palacio del  Marqués de Santa Cruz ( S. XV) que es la edificación civil más antigua de toda la ciudad,  también veremos la plaza de Trascorrales y el Museo Arqueológico de Asturias.  

Con tanto paseo, visitas y andares por Vetusta, supongo que ya os ha entrado hambre a  todos (y sed), así que ahora os voy a decir mis sitios favoritos de la ciudad para comer,  merendar, tomar una copa o comprar algo que llevarnos. En Oviedo, como en toda Asturias,  se come realmente bien en casi todos los sitios.  

• Sidrerías.

Para aquellos que vengáis de fuera de Asturias, un imprescindible es pasaros  por la calle Gascona, llamada también el bulevar de la sidra, donde tenéis una gran  oferta de sidrerías para comer y probar la bebida asturiana por excelencia. Cerca de  Gascona tenéis una de las sidrerías mas clásicas de la ciudad y más frecuentada por la gente  de Oviedo: El Ovetense. Pedid jamón asado al estilo serafín y sidra. Éxito seguro y a muy  muy buen precio. A las afueras de Oviedo está ubicado el Lagar Casa Gervasio que es  otro imprescindible desde hace muchos muchos años. Sidra, ensalada, patatas a la inglesa,  fritos de merluza y de pixín (rape) y milhojas de postre.  

• Comer y beber.

Empezamos por Gloria, de la familia Manzano (Nacho Manzano es  el chef más laureado de Asturias), es sin lugar a dudas uno de mis restaurantes favoritos de  Oviedo. Una casa de comidas, cuyo nombre hace referencia a su abuela, que ofrece una  cocina de mercado y de proximidad. No os vayáis de allí sin probar sus croquetas de jamón,  el arroz con pitu, mi adorado nem de papada, langostinos y hierbas frescas o el arroz con  leche.  

En la plaza de trascorrales encontramos El Fondín, restaurante de comida tradicional  y casera. Yo me quedo con la tortilla muy jugosa de palatina y gamba. La oferta gastronómica  es amplia: Mestura y su cocina de vanguardia, La Taberna del zurdo moderno y  divertido, Casa Fermín y Del Arco son dos de los clásicos de siempre, Ca’SusoSalazogue, La Jamonería. En La leyenda del gallo ademas de cenar podréis tomar  copas (cuando se pueda) en uno de los locales de moda de la noche ovetense, en Mala Saña cócteles y buen ambiente.  

. Comercios

Y ya para terminar no os podéis ir de Oviedo si visitar dos comercios muy diferentes  pero igual de especiales.  

• Es verdad que esta ciudad destaca por la calidad de sus confiterías (Rialto, Peñalba,  Ovetus o Verdú y sus famosos turrones) pero para mí Camilo de Blas es sinónimo de  felicidad. Esta confitería fundada en 1914 era la elegida por mi abuela para darnos aquellas  meriendas inolvidables que disfrutábamos todos en su casa. He ido tal cantidad de veces  con ella que es parte fundamental del recuerdo de mi vida. Todo en Camilo es excepcional  pero los merengues de fresa (en temporada) y de café, las medias lunas, las conchitas y los  tiroleses son mi debilidad. También debéis probar los carbayones (así también se denomina  a los ovetenses). Ademas la tienda situada en la calle Jovellanos es en si misma un  monumento que tenéis que ver sí o sí.  

• Y por último mencionaros una tienda de reciente apertura que se ha convertido ya  por mérito propio, en un lugar de visita obligada. Materia Botánica es una  floristería situada en la calle Fruela. Es un espectáculo para los sentidos. No dejes de ir a  verla. Me lo agradeceréis.  


Pelayo Lacazette es un fotógrafo asturiano que ha pasado los últimos 10 años fotografiando parejas, familias, amigos, a sus hijas…, en definitiva, todo lo que, de alguna u otra manera, es importante para él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp