Recorrido por Valladolid, alimento para cuerpo y espíritu

La capital de Castilla y León invita a pasear por sus calles para descubrir su importante historia a través de los monumentos, palacios e iglesias que encontramos a nuestro paso. Una ciudad en la que la gastronomía te hará disfrutar y en la que su agenda cultural siempre te sorprenderá. Te invitamos a recorrer Valladolid, una ciudad que alimenta cuerpo y espíritu.

¡Vamos a recorrerla!

Ayuntamiento de Valladolid
Ayuntamiento de Valladolid. Foto: Patri Cámpora

Recorrido por Valladolid a pie

Valladolid es una ciudad muy cómoda de recorrer ya que todos los lugares de interés se sitúan en el centro, muy cerca unos de otros.

Según vayamos paseando por sus calles, la historia saldrá a nuestro encuentro y nos recordará que aquí pasó Colón sus últimos años, que Cervantes culminó su obra maestra, El Quijote, en una de sus casas, o que el autor de Don Juan Tenorio, José Zorilla, nació aquí.

Estatua de Cervantes. Foto: Patri Cámpora

Comenzamos nuestro recorrido junto al río Pisuerga, en la Rosaleda Francisco Sabadell, que en primavera alcanza su esplendor. Desde ahí nos dirigiremos a la Plaza del Poniente, donde nos detendremos a contemplar el estanque rodeado de un conjunto de esculturas de Jorge Guillén, que representan a un abuelo mirando a sus nietos jugar con unos barcos de papel en un estanque.

Tomamos el paseo de la Rinconada y a mano izquierda nos encontraremos ya con uno de los monumentos más destacados de la ciudad, el Monasterio e Iglesia de San Benito. Antes de entrar, puedes aprovechar y pasar por la oficina de turismo (C/ San Benito,1), para que te orienten sobre cómo sacarle el jugo a la ciudad.

Recorrido por Valladolid Iglesia de San Benito
Monasterio e Iglesia de San Benito. Foto: Patri Cámpora

El Monasterio de San Benito

El Monasterio de San Benito fue el más importante de la orden benedictina, que tenía otras sedes en otras ciudades de España, Inglaterra, Austria, Portugal y el Nuevo Mundo. Los ojos se nos irán hacia su impresionante pórtico-fachada, obra de Rodrigo Gil de Hontañón en el siglo XVI. Si nos fijamos encima del portón encontraremos el escudo tallado en piedra de José Bonaparte, José I.  Pese a su grandiosidad actual, hay que imaginárselo como era antes de que en el siglo XIX desmontaran sus dos torres por encontrarse en mal estado. Su interior es amplio y diáfano. El retablo mayor del altar es obra de Alonso Berruguete y constituye el principal atractivo artístico de la nave interior.

Recorrido por Valladolid. Patio Herreriano
Museo Patio Herreriano. Foto: Patri Cámpora

En unos de sus claustros renacentistas se sitúa el Museo Patio Herreriano, que alberga una de las colecciones más importantes de arte contemporáneo español desde 1918 hasta nuestros días. (Abierto de martes a domingo)

A la salida, pasa por el monasterio de Santa Isabel a comprar algunos dulces hechos artesanalmente por las monjas. Pura delicia.

Plaza Viejo Coso
Plaza del Viejo Coso. Foto: Patri Cámpora

Te invitamos a que cojas tu dulce y lo saborees en uno de los rincones con más encanto de la ciudad, que está a menos de 10 minutos de allí, la Plaza del Viejo Coso. La antigua plaza de toros, convertida en cuartel de la Guardia Civil en el siglo XIX. Actualmente los palcos los ocupan viviendas y su zona central un agradable jardín, poco conocido para los viandantes.

De tapas y compras por Valladolid

Volvemos sobre nuestros pasos para dirigirnos al Mercado del Val, un precioso edificio de finales del XIX, inspirado en el mercado de Les Halles de París, con estructura de hierro y techo de teja, en el que podremos comprar los mejores productos de la gastronomía local o degustarlos en sus gastrobares.

Mercado del Vall. Fotos: Patri Cámpora

Nuestra siguiente parada será la Plaza Mayor de Valladolid, la primera plaza regular de España, cerrada y con soportales, que sirvió de ejemplo para la construcción de la de Madrid. Esta plaza es el escenario de numerosos eventos y fiestas en la ciudad, como la Feria del Libro de Valladolid, el Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle, la programación de Navidad, la Semana Santa, las fiestas patronales… Los edificios que la rodean están pintados de rojo almagre, simulando el ladrillo visto que lucían estos en el siglo XVI. El edificio del Ayuntamiento, que preside la plaza, fue finalizado en 1908 y es el mejor ejemplo de España de la influencia parisina de la École des Beaux-Arts.

PLaza Mayor de Valladolid
Plaza Mayor de Valladolid. Foto: Patri Cámpora

La Plaza Mayor es también punto de arranque de la ruta del tapeo de Valladolid, que es otro de los grandes atractivos de la ciudad. A pocas calles de aquí encontrarás las plazas Martí y Monsó, Portugalete, Universidad o San Martín, en las que encontrarás diferentes zonas de bares de tapas.

Plaza Mayor al atardecer. Foto: Patri Cámpora

Seguimos nuestro paseo por la ciudad mezclando historia, gastronomía y lugares singulares, como el Pasaje Gutiérrez, una galería comercial cubierta al estilo de las parisinas, de las que sólo hay dos muestras más en España, el Pasaje de Lodares de Albacete y el Pasaje del Ciclón de Zaragoza.

Ruta de iglesias y museos

A unos pasos de allí encontraremos dos de las iglesias más importantes de la ciudad: la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y la Antigua.

Recorrido por Valladolid
Catedral de Valladolid. Foto: Patri Cámpora

La Catedral y La Antigua

La Catedral es uno de los edificios más emblemáticos de Valladolid, a pesar de que nunca se llegó a terminar su construcción, que comenzó en 1527. La única torre que tiene, que sustituyó a la original, dañada por el terremoto de Lisboa de 1755 y que terminó de derrumbarse 100 años después, es el mejor mirador de la ciudad. Te recomendamos que subas y disfrutes de las vistas. En el interior de la catedral podrás admirar su magnitud y la sobriedad del estilo herreriano.

La Antigua. Foto: Patri Cámpora

En la parte trasera de la Catedral se encuentran las ruinas de la colegiata románica de Santa Maria la Mayor y, frente a ellas, la iglesia de Santa María de la Antigua, conocida localmente como “La Antigua”. Una de las joyas del románico de Castilla y León, gracias a su esbelta torre de 55 metros de altura que, junto al pórtico norte, son originales del siglo XIII. El resto del templo es de estilo gótico, del siglo XIV. La cruz que preside la plaza indica el lugar en el que hubo un cementerio, al que se le atribuye ser el lugar en el que sucedió un milagro, ya que apareció el cuerpo en perfecto estado de un niño vestido de romano y se dice que por la arena en la que se encontraba, traída de Tierra Santa.

Recorrido por Valaldolid
Colegiata románica y cruz. Foto: Patri Cámpora

Podemos hacer una parada para probar las tapas en la Plaza de Portugalete y Universidad, situadas junto a la Catedral y tomar un vino antes de seguir con nuestro recorrido. Valladolid presume de vinos, ya que en la provincia encontramos cinco denominaciones de origen (Rueda, Ribera del Duero, Cigales, Toro y León), dos denominaciones de vinos de pago (Urueña y Vizar) y una indicación geográfica protegida (Vinos de la Tierra de Castilla y León), por lo que tenemos una gran oferta donde elegir.

Con la barriguita llena y el corazón contento nos dirigimos, por la calle de las Angustias, hacia la Casa Museo de José Zorrilla, donde podremos disfrutar de sus jardines románticos y de una interesante agenda de actividades todo el año.

Museo Zorrilla
Jardines Casa Museo Zorilla. Foto:P.C.

Desde allí nos dirigiremos a la iglesia de San Pablo, que luce un magnífico retablo en piedra como fachada. En esta iglesia fueron bautizados los monarcas Felipe II, Felipe IV y Ana Mauricia de Austria –la reina de Los Tres Mosqueteros-; y recibieron sepultura el infante Alonso, el rey Juan II y la reina María de Portugal. Cuenta la leyenda que para que Felipe II pudiera ser bautizado en esta iglesia hubo que sacarlo por una de las ventanas laterales del palacio de Pimentel, donde había nacido.

Iglesia de San Pablo. Foto: Patri Cámpora

Junto a ella, la sede principal del Museo Nacional de Escultura, situado en el Colegio de San Gregorio.

Recorrido por Valladolid Museo Nacional de Escultura
Patio Colegiata de San Gregorio. Foto: Patri Cámpora

El resto de las dependencias se reparten entre el Palacio del Conde de Gondomar, conocido entre los vallisoletanos como ‘la casa del Sol’, y el Palacio de Villena, donde se expone un Belén napolitano con más de seiscientas figuras. Este museo es uno de los más importantes en su género de todo Europa y atesora la mejor colección de escultura policromada del continente. Antes de entrar a disfrutarlo, hay que detenerse a contemplar su fachada hispano flamenca, atribuida a Gil de Siloé y que ha sido objeto de numerosas interpretaciones. En este edificio se celebró la Controversia de Valladolid, un intenso debate moral en el que se debatió sobre si los indígenas del Nuevo Mundo tenían alma o no. Nos quedamos con la curiosidad de saber a qué conclusiones llegaron.

Paseo por el Campo Grande y alrededores

Cambiamos ahora de zona para dirigirnos al Campo Grande, un precioso parque en el que podremos disfrutar de pavos reales paseando en libertad y de grandes jaulas con aves exóticas. Un buen lugar para tomarse un respiro antes de seguir con las visitas.

Campo Grande
Campo Grande. Foto: Patri Cámpora

El imponente edificio de la Academia de Caballería, situado a las puertas del Campo Grande, fue construido a imagen de los palacios señoriales del Renacimiento y  juega con la policromía resultado de combinar granito y piedra arenisca de Salamanca. En su museo se exhiben una colección única de armamento, maquetas, fotografías, uniformes históricos desde el siglo XVI, esculturas de Mariano Benlliure o estandartes.  Entre sus piezas podremos ver una auténtica máquina Enigma, empleada para el cifrado de mensajes durante la Segunda Guerra Mundial.

Recorrido por Valladolid Academia de Caballeria
Academia de Caballería. Foto: Patri Cámpora

En la entrada encontraremos otra de las obras del escultor Mariano Benlliure, en Monumento al Regimiento de Cazadores de Alcántara.

Al otro lado del Campo Grande encontraremos la Casa- Museo de Cervantes, en la que podremos ver cómo vivió el famoso escritor durante varios años mientras terminaba El Quijote.

Atravesaremos el Campo Grande para disfrutar de este pulmón de Valladolid y dirigirnos a la última parada de nuestro recorrido, el Museo Oriental. Un interesante museo en el que podremos encontrar la mejor colección de arte oriental de toda España, que tiene su origen en la larga presencia misionera de la orden de San Agustín en Extremo Oriente.

Recorrido por Valladolid

Junto al Real Colegio de los Padres Agustinos encontraremos encajada en una esquina la Iglesia de San Juan de Letrán, uno de los pocos edificios religiosos barrocos de la ciudad, con una fachada plateresca de 1739.

Recorrido por Valladolid Iglesia de San Juan de Letrán
Iglesia de San Juan de Letrán. Foto: P.C.

La recompensa a un recorrido por Valladolid

Después de este recorrido por Valladolid tenemos que poner el broche final a nuestra visita a la ciudad nutriendo también nuestro cuerpo. Comer un buen lechazo asado en cazuela de barro en horno de leña, regado con un vino de Ribera del Duero, es uno de los imprescindibles de este viaje. Para disfrutarlo te recomendamos algunos asadores, como La Parrilla de san Lorenzo, El Figón de Recoletos, Restaurante La Criolla, Restaurante Mesón Don Pelayo o Don Bacalao. ¡Buen provecho!

Alimenta tu cuerpo y tu espíritu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp