Aventura por Casamance, del río a la costa.

(Puedes disfrutar de la primera fase del viaje, aquí)

Comenzamos nuestra aventura por Casamance en el poblado pesquero de Kuntaur, en el interior norte de Gambia, y nos dirigimos hacia el sur de Senegal por carretera.

Para ello teníamos  que cruzar la frontera por el puente de Farafenni o puente Trans-gambia y así llegar a Senegal, a la provincia de Casamance.

Antes de cruzar el puente, nos impresionó la cantidad de puestos que iban formando una hilera de colores al borde de la carretera a modo de mercado. Estos ofrecían todo tipo de productos, entre ellos, unas curiosas bolsas a rayas que contenían azúcar. Las almacenaban una encima de otra y formaban unas montañas de colores muy divertidas que parecían trincheras.

Al cruzar el puente, paramos en Ziguinchor, donde compramos algunos básicos antes de partir a nuestro hospedaje, que se encontraba a unos kilómetros de la ciudad.

Aventura en Casamance, carretera

Aventura por Casamance: Seleky

Siguiendo nuestra ruta nos dirigimos al campamento solidario de Seleky, un complejo gestionado por la comunidad de la aldea, construcciones tradicionales en un enclave paradisiaco. Un entorno natural en el que pudimos observar una gran variedad de aves y jabalíes merodeando por sus alrededores. 

Aventura en Casamance, casa con impluvio

Su edificio principal es una construcción típica de Senegal, hecha con materiales y recursos locales. Tiene forma circular y una cubierta invertida, un enorme hueco al que se le denomina impluvio. Esta tipología de cubierta favorece la recogida del agua de lluvias y que la luz natural acceda por los pasillos interiores, donde se encuentran el bar-comedor y las habitaciones. Todo mantiene una estética muy cuidada y agradable. Impresiona ver cómo se las han ingeniado para adaptarse al medio con sus propios recursos.

Aventura en Casamance, Campamento solidario Seleky

Al llegar la noche, nos reunimos alrededor de una tetera, a modo de hoguera, para contemplar el espectacular cielo estrellado y planificar con el guía la expedición del día siguiente.

A la mañana siguiente, nuevamente en ruta, no paramos de ver unas formaciones escultóricas de tierra que parecían pequeños volcanes. Enseguida le preguntamos al guía y nos dijo que eran nidos de termitas, ¡impresionantes! Algunos podían alcanzar varios metros de altura y se mimetizaban en el paisaje adaptándose incluso a los troncos de los árboles…

En cuanto lo supimos se convirtió en una especie de obsesión, nos fijábamos en todos los que iban apareciendo en el trayecto, ¡que no eran pocos!

Aventura en Casamance, termitero

Tradiciones y oficios de camino a Usui.

A la mañana siguiente, antes de partir dirección Usui, teníamos previstas algunas visitas para conocer los oficios tradicionales. Nos parece enriquecedor acercarnos a las raíces de una cultura local y, sobre todo, poder apreciar los contrastes con nuestra cultura.

Aventura en Casamance, grupo de hombres

Primero fuimos a ver cómo los diola recogen el vino de palma. Unos vecinos locales nos guiaron en su moto bosque adentro hasta que llegamos a dar con un grupo de amigos que se encontraban sentados bajo aquellos árboles frondosos y tupidos. Entre ellos, un anciano se acercó a presentarse. Sería él quién nos llevaría por un camino entre la vegetación hasta llegar a una zona de palmeras donde tenían montado un pequeño campamento base, con sus utensilios, herramientas… Mientras nos iba contando para qué usaba cada cosa, se iba amarrando una especie de arnés hecho de la propia hoja de la palmera y ¡comenzó a subir tronco arriba! Impresiona la destreza que tienen. Generalmente llevan un pañuelo o gorro para evitar que les piquen las abejas una vez arriba, ya que a estas, por lo visto, ¡también les gusta el vino de palma!.

Aventura en Casamance, vino de palma
Hombre cogiendo vino de palma en casamance
Vino de palma en Casamance

Nos explicó que para ellos era una tradición recolectar aquel líquido y luego degustarlo sentados mientras cuentan anécdotas; al principio tiene un sabor algo extraño, difícil de explicar, entre dulce y ácido, pero tras algunos sorbos te empiezas a acostumbrar.  Es como una especie de aperitivo para ellos. La verdad es que fue toda una aventura.

De camino a Usui, el guía nos había contado que por esa zona había un colectivo de mujeres discapacitadas que se dedicaban a realizar artesanía, principalmente con hoja de palma. Nos encantó la idea de visitarlas y adquirir algunos recuerdos del viaje hechos a mano.

Artesanas Casamance

Fue sorprendente entrar y ver como aquellas mujeres, a pesar de sus pocos recursos, se mantienen unidas y pasan tiempo juntas gracias a sus trabajos manuales. Se enseñan unas a otras y recaudan fondos para mantener a sus familias y para comprar medicamentos, vendiendo sus piezas.

Una parada que no teníamos prevista pero que nos descubrió un proyecto muy enriquecedor, haciéndonos valorar el trabajo en Comunidad y llevándonos la historia de aquellas piezas con nosotros. 

Tras la visita, fuimos a comer a un restaurante local por recomendación de las artesanas. Durante el viaje habíamos degustado varios platos de la gastronomía local (arroz, verduras, pescado…) y bastantes veces repetimos arroz con pollo tipo Yassa o Mafé, pero sinceramente, ¡la salsa de cacahuete de este lugar era increíble, casi adictiva! Nos venía genial este restaurante ya que estaba de camino a nuestro próximo hospedaje y no tuvimos que desviarnos de nuestra ruta.

Usui, bolas de arcilla y sonrisas

 Al llegar, queríamos dejar las maletas y descansar antes de dar un paseo por los alrededores… Aquel sería nuestro único día y noche en Usui antes de partir a Cabo Skiring.

Antes de que se escondiera el sol, salimos a pasear con la cámara en mano para aprovechar la luz del atardecer. Es nuestra hora favorita del día, las tonalidades se estabilizan y todo se vuelve cálido.

Durante el paseo por la aldea vimos a un grupo de albañiles construyendo unos muros de arcilla.  Enseguida nos acercamos a verles, les preguntamos si podíamos sacarles algunas fotos.

Albañiles en Casamance
Casamance construcción

Al principio parecían entre alegres y tímidos al mismo tiempo, pero tras los primeros minutos comprendieron que nos interesaba lo que hacían y empezaron a enseñarnos cómo construían aquellos muros con bolas de arcilla. Trabajaban en cadena, uno amasaba la tierra con agua, otro hacía las bolas y un tercero las iba superponiendo en el muro, todo de forma manual.

A lo lejos había un grupo de niñas jugando, poco a poco se fueron acercando a donde estábamos, curiosas por ver qué hacíamos allí. Les llamaron la atención nuestras cámaras, así que primero nos sacamos algunas fotos juntos y enseguida se sintieron cómodas con nosotros y con ganas de jugar. Les enseñamos a sacar fotos, así que se iban turnando y fotografiando unas a otras.

Niñas en Casamance

Al final les hicimos unos retratos preciosos y estuvimos con ellas hasta que oscureció.

Llegada a Cap Skiring: playa, pescado y cocos.

En el grupo habíamos decidido no planificar cada detalle del viaje y dejar que la improvisación formase parte del juego, permitiéndonos tomar algunas decisiones de cambio de rumbo y hospedaje en cada momento, así que ¡allí nos dirigíamos: dirección Cap Skiring!.  

La costa sur de Senegal es una zona que se encuentra en pleno desarrollo turístico, en la que destacan sus pueblos pesqueros y sus kilométricas playas de arena dorada.

Habíamos encontrado una preciosa villa frente al mar y nos encantó la idea de terminar la experiencia en un entorno paradisiaco donde relajarnos.

Al llegar a la ciudad, hicimos una parada en el mercado local, un pintoresco cuadro de texturas y colores. Allí compramos verduras, pescado y marisco fresco para las siguientes dos noches.

Habíamos llegado al paraíso y nuestro plan para las siguientes jornadas era estar tirados en la arena, caminar por la playa y disfrutar de la tranquilidad del lugar.

Playa Casamance

Un paraje desértico y relajante perfecto para despedir nuestra aventura cargada de experiencias y emociones.

Texto y fotos: Octavio Barreda y Ampi Aristu


Ponle música a este viaje. Siguenos en Spotify.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp