Cuevas prehistóricas de Cantabria

Conociendo nuestros orígenes a través del arte

Cantabria cuenta con un impresionante conjunto de cuevas prehistóricas que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

A la famosa cueva de Altamira, la primera en recibir esta calificación en 1985, se le unieron en 2008 las cuevas cántabras de Monte Castillo (El Castillo, Las Monedas, Las Chimeneas y La Pasiega) , La Garma, Covalanas, El Pendo, Hornos de la Peña y Chufín; y algunas cuevas asturianas y vascas. Este conjunto de cavidades juega un papel fundamental para conocer el arte rupestre paleolítico en la Cornisa Cantábrica.

El arte rupestre paleolítico es una de las manifestaciones culturales más importantes de la Historia de la Humanidad ya que es la primera manifestación artística de la especie humana, con la aparición del Homo Sapiens.

Te invitamos a que descubras algunas de las cuevas que puedes visitar en Cantabria. Una actividad apasionante para aquellas personas que quieran transportarse al origen del arte admirando las representaciones pictóricas más antiguas de la humanidad.

Has de tener en cuenta que, al tratarse de conjuntos muy sensibles, las plazas disponibles son muy escasas por lo que se recomienda reservar anticipadamente para garantizar la visita. Para visitarlas recuerda llevar ropa de abrigo y zapatos cómodos que no resbalen.

Altamira

Cuevas de Cantabria, Altamira
NeoCueva de Altamira. Foto: Patri Cámpora

La historia de la Cueva de Altamira

Altamira fue el primer lugar del mundo en el que se identificó la existencia del Arte Rupestre del Paleolítico Superior. Un descubrimiento singular debido a la calidad, la magnifica conservación y la frescura de los pigmentos. Un importante descubrimiento para la humanidad para el que la sociedad de la época no estaba preparada.

La más conocida de las cuevas prehistóricas de Cantabria, y la más famosa del mundo,  fue descubierta por un lugareño, Modesto Cubillas, en 1868. Él fue el que acompañó por primera vez a Marcelino Sanz de Sautuola  a la cueva en 1875, visita en la que este reconoció algunas líneas que no vinculó como obra humana.

En la Exposición Universal de París, Sanz de Sautuola conoció algunos objetos prehistóricos encontrados en cuevas del sur de Francia, que le abrieron la mente para afrontar el estudio de las cuevas cántabras desde una nueva perspectiva.

En 1879 regresó a la Cueva de Altamira, junto a su pequeña hija María, y fue ella la primera en descubrir las pinturas del techo. En 1880, en sus Breves apuntes sobre algunos objetos prehistóricos de la Provincia de Santander, atribuyó las pinturas al Paleolítico. Su investigación, a pesar de estar bien documentada y fundamentada, se encontró con el escepticismo de sus contemporáneos, y no se valoró adecuadamente hasta un cuarto de siglo después.

En 2016 se estrenó la película Altamira, protagonizada por Antonio Banderas, en la que se relata estos acontecimientos.

La Cueva de Altamira y la NeoCueva

Cuevas de Cantabria, Altamira
NeoCueva de Altamira. Foto: Patri Cámpora

La cueva de Altamira estuvo abierta al público desde 1917 hasta 2002, cuando se detectaron los problemas de conservación que estaba sufriendo. Actualmente solo accede un número muy restringido de personas, elegidas por sorteo entre las reservas del viernes por la mañana.

En 2001 se inauguró la NeoCueva de Altamira, una reproducción tridimensional de la original, que representa como era la cueva entre 40.000 y 30.000 años atrás, cuando la habitaban grupos de recolectores y cazadores. En ella encontramos una fidedigna reproducción del Gran Techo o techo de “los polícromos” con representaciones de bisontes, caballos, ciervos, cabras y signos, pintados por los maestros de Altamira.

La NeoCueva se encuentra dentro del Museo de Altamira, en el que podremos visitar la exposición permanente, Los Tiempos de Altamira, una valiosa colección arqueológica del Paleolítico. El Museo también ofrece exposiciones temporales y actividades para conocer como era la vida de quienes pintaron y habitaron la cueva. 

Cuevas de Monte Castillo:

El Monte Castillo, situado cerca de la localidad cántabra de Puente Viesgo, acoge cuatro de las cuevas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: El Castillo, Las Chimeneas, Las Monedas y La Pasiega. Solo están abiertas al público las cuevas de El Castillo y Las Monedas.

Cueva de El Castillo

Hace 150.000 años la cueva de El Castillo ya estaba habitada, lo que supone uno de los niveles de habitación más antiguos de la Cornisa cantábrica.

Destacan los niveles relacionados con la desaparición de los Neandertales y la llegada del Homo Sapiens, entre los 41.000 y los 38.000 años de antigüedad, periodo al que pertenece una de las pinturas.

Cueva de El castillo
Cueva del castillo

Los 300 metros lineales de la cueva albergan más de 2.900 grafías de entre 41.000 y 3.500 años de antigüedad, que representan 37.500 años del pensamiento simbólico de la humanidad, a través de signos, motivos figurativos, entre los que destacan bisontes, algunos contemporáneos a los de la Cueva de Altamira, y 78 manos en negativa, que hacen alusión a lo humano.

Para visitar la cueva hay que reservar las entradas con antelación.

Realiza una visita virtual por la cueva de El castillo.

Cueva de Las Monedas

A 650 metros de la Cueva del Castillo se encuentra esta cueva que recibe su nombre por un lote de 20 monedas de los tiempos de los Reyes Católicos encontradas en ella.

Monedas encontradas en la Cueva de las Monedas. Foto: Cultura de Cantabria

Esta cueva, además de sus pinturas rupestres, destaca por su belleza geológica.

La cueva tiene una longitud de 350 m., de los que se visitan los primeros 250.

Los dibujos, realizados con carbón, están situadas en una pequeña sala cerca de la entrada de la cueva y representan animales de climas fríos, como los renos, poco frecuentes en las representaciones del arte rupestre cántabro, además de caballos, cabras y un bisonte.

En los 200 primeros metros del recorrido podremos admirar la belleza geológica de la cueva, con amplias salas, coladas, cascadas  de colores, columnas, estalactitas y estalagmitas.

Para acceder a la cueva del Castillo y las Monedas hay que retirar la entrada en la boca de esta última.

Realiza una visita virtual por la cueva de Las Monedas.

Ver video sobre ambas cuevas.

Cueva de El Pendo

La cueva se sitúa en el Barrio del Churri, en la localidad de Camargo.

Destaca su impresionante vestíbulo de 45 metros de ancho y 22 de alto. Sus primeros moradores fueron Neardertales, hace al menos 84.000 años. Tras su desaparición, el Homo Sapiens ocupa la cueva entre los 40.000 y 12.000 años de antigüedad. De esta época provienen las numerosas muestras de arte mueble que se han encontrado, con más de 250 objetos decorados que son clave para entender el uso que tuvo este espacio, un lugar de encuentro entre grupos de población.

En el interior, visible desde el lugar de ocupación, se encuentra otro de sus tesoros, un friso de 25 metros de largo que representa una manada de ciervas, una cabra, un caballo, y algún símbolo pintados en rojo.

Realiza una visita virtual por la cueva de El Pendo.

Cueva de Covalanas

Situada en el municipio de Ramales de la Victoria. Los escasos restos de ocupación hablan del uso casi exclusivo como santuario que se le dio a este espacio.

La entrada se realiza a través de una estrecha y alta galería. En los primeros 65 metros se encuentran la mayoría de las pinturas rojas. La homogeneidad del conjunto, tanto técnicamente, como por su reducido número de figuras, situa el conjunto entorno a los 20.000 y 25.000 años de antigüedad.

A tan solo 2 kilómetros, en plenos casco urbano de Ramales,  se encuentra la Cueva de Cullalvera, la cuarta mayor cueva de España, con 12.100 metros de desarrollo.

Cueva de Cullalvera. Foto: Cultura de Cantabria

La entrada a la cavidad sorprende  con sus 14 metros de ancho y 28 de altura, manteniendo estas dimensiones durante los primeros 1500 metros.

Durante los días de lluvia el rio Calera aflora en su interior. La visita transcurre a lo largo de una pasarela de 400 metros, que permite el acceso a personas con movilidad reducida. Cerca de la entrada encontramos un dibujo de un caballo de color amarillento. El resto de las pinturas están fuera del recorrido. La cueva de Cullalvera es el conjunto rupestre a mayor profundidad de la Península Ibérica.

Realiza una visita virtual por la cueva de Covalanas.

Cueva Hornos de la Peña

En la localidad de Tarriba, en el municipio de San Felices de Buelna, se encuentra esta pequeña y estrecha cueva en la que encontramos decoraciones realizadas con la técnica del grabado inciso y digital, en torno a los 15.500- 13.000 años de antigüedad, que se alternan con otros más antiguos de al menos 22.000 años.

Grabado en Hornos de la Peña.
Foto: Cultura de Cantabria

El Vestíbulo contiene grabados paleolíticos, entre los que destaca la imagen de un caballo. En el interior encontramos caballos, bisontes, uros, cabras y ciervos. Y en la parte más profunda de la cueva se grabó una de las pocas representaciones humanas que se conocen en la Cornisa Cantábrica, similar a los antropomorfos grabados en el techo de Altamira.

Realiza una visita virtual por la cueva de Hornos de la Peña.

Cueva de Chufín

Esta cueva toma su nombre del personaje del Moro Chufín, del que se cuenta que escondió un tesoro en ella. Pero esta cueva guarda otros tesoros. Para descubrirlos habrá que entrar gateando, para lo que el guía nos proveerá de chichoneras y rodilleras.

En el vestíbulo, y a plena luz del día, encontramos los primeros grabados, en el contexto del área de habitación. Un claro ejemplo de los conjuntos exteriores de entre 25.000 y 18.000 años de antigüedad, con representaciones de la cierva.

En el interior nos sorprenderá un lago en torno al que se localizan varias pinturas rojas, con predominio de lo simbólico frente a lo figurativo, con una antigüedad mínima de 20.000 y 25.000 años.

Realiza una visita virtual por la cueva del Chufín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp