El último secreto de El Hierro, su cielo

El Hierro, Reserva Mundial de la Biosfera y Geoparque, esconde uno de sus secretos mejor guardado: su cielo. Un cielo limpio y poco contaminado que hacen de Nisdafe, la meseta situada en la cumbre, un lugar privilegiado para observar el firmamento. Te invitamos a descubrir el cielo de El Hierro de la mano de la empresa de actividades en la naturaleza Esmiras y del astrofotógrafo Daniel Padrón.

Una pequeña isla en donde rozar el cielo

Playa de El Verodal
Playa de El Verodal de noche. Foto: Daniel Padrón

El Hierro, pese a su pequeño tamaño, tiene la virtud de hacernos disfrutar por sus cuatro costados: sus fondos marinos son de los mejores de Europa; sus costas invitan a cargarse de energía en sus piscinas y charcos naturales; sus contrastados paisajes nos hacen viajar por el mundo; y su cielo, nos invita a volar y a soñar.

Durante el día el cielo de El Hierro se llena de siluetas de parapentistas que sobrevuelan el Valle de El Golfo haciendo piruetas en el aire. Al caer la noche, ese mismo cielo, limpio y oscuro, nos invita a disfrutar del intenso brillo de los planetas y de los detalles del paisaje lunar con tanta nitidez que podríamos pensar que lo podemos tocar con los dedos.

En abril de 2007 se firmó la Declaración de La Palma, sobre la defensa del cielo nocturno y el derecho a la luz de las estrellas, promovida por la Fundación Starlight y firmada por la Unesco, entre otras organizaciones. En ella se considera la contemplación del firmamento, en un cielo nocturno no contaminado,  como un derecho inalienable de la Humanidad. ¡Ejerzamos ese derecho!

Una experiencia de astroturismo

Mirador de Isora
Vista desde el Mirador de Isora. Foto: Daniel Padrón

El cielo es diferente cada día, por lo que siempre hay un motivo para sorprenderse. En verano los colores de la Vía Láctea nos dejarán sin palabras. En los meses de otoño e invierno nos sobrecogerá la cercanía de la Nebulosa de Orión. Y cada día podremos descubrir nuevos planetas, estrellas y constelaciones.

Participar en una experiencia de astroturismo, o turismo de observación de estrellas, nos brindará la oportunidad de aprender cosas nuevas y de compartir una experiencia única con nuestra pareja, amigos o familia, mientras ponemos en valor el privilegio que tenemos de disfrutar de este espacio singular para la observación astronómica, un bien escaso en el planeta.

La isla, con una densidad de población muy baja, tiene muchas zonas en las que disfrutar del cielo oscuro. Las reducidas dimensiones de El Hierro y su pronunciado desnivel hacen que los traslados a las zonas de observación sean muy cortos. Su agradable clima nos invita a observar las estrellas con comodidad a lo largo de todo el año, aunque no hay que olvidar llevar una prenda de abrigo.

Una noche bajo las estrellas

La empresa de actividades Esmiras será la encargada de acompañarnos en esta velada, en la que nos perderemos en la inmensidad de la noche por unas horas. Los puntos de observación se suelen ubicar en el Mirador de Jinama, situado en Nisdafe, y el de Isora. La actividad comienza con una charla sobre la importancia de la conservación de nuestros cielos mientras nuestros ojos se van adaptando a la oscuridad.

Una vez que nuestras pupilas ya se han acostumbrado podemos empezar a descubrir el espectáculo que se muestra frente a nosotros: constelaciones, satélites artificiales, planetas, estrellas... todo un Universo por descubrir. Nuestros guías, Isa y Francis, monitores Starlight, nos los irán señalando en el cielo con un puntero laser verde mientras nos cuentan fábulas y leyendas relacionadas con las constelaciones y nos hablan de las distancias entre algunas estrellas y la Tierra y de sus tamaños, su brillo y colores.

Las casi dos horas que dura esta experiencia pasan volando mientras sentimos que formamos parte del firmamento. Al terminar habremos comprendido porqué es tan importante preservar el cielo oscuro, sin contaminación lumínica: porque es nuestra ventana al Universo.

Fotografiar las estrellas

Sabina de noche
Sabina de El Hierro. Foto: Daniel Padrón

Además de entregarnos al espectáculo de la contemplación, podemos tomar un papel más activo y disfrutar capturando estos paisajes celestes con nuestra cámara. Daniel Padrón es un fotógrafo y videógrafo especializado en astrofotografía, colaborador habitual del Instituto Astrofísico de Canarias y de Sky-Live.tv para la retransmisión en directo de espectáculos celestes.

Daniel ha recorrido en muchas ocasiones la isla en busca de imágenes nocturnas. «El Hierro tiene sus ventajas e inconvenientes a la hora de hacer astronomía, pero afortunadamente son más las ventajas. Al ser muy pequeña (respecto a las demás), es muy fácil ir de punta a punta en muy poco tiempo, asegurándonos tener alguna ventana de observación durante casi todo el año. Las carreteras son anchas y están en buen estado, y la isla está bastante bien comunicada. Eso, y la magnífica red de senderos, nos permite acceder a la práctica totalidad de enclaves de la isla.

Es cierto que al no ser tan alta (Pico Malpaso, 1501 m.) las nubes del alisio pueden sobrevolar toda la isla, pero entre primavera y otoño es menos probable. Eso sí: el cielo es muy oscuro. Las instituciones de la isla están comenzando a darse cuenta de la importancia de la oscuridad del cielo, pero de momento hay bastante contaminación lumínica. Para un chicharrero o un canarión esto no es nada (¡y no digamos para un madrileño!), pero cualquier astrónomo sabe que estamos «al límite». Afortunadamente las poblaciones son relativamente pequeñas y con una «pequeña inversión» se puede revertir la degradación de los ecosistemas nocturnos y recuperar la oscuridad natural de la noche. También hay que decir que a poco que nos alejemos de cualquier farola vamos a comenzar a disfrutar del espectáculo celeste. Con unos simples prismáticos podemos apreciar con facilidad la nebulosa de Orión (en invierno) o la magnificencia de la Vía Láctea (siempre mejor en verano).

Mirador de Jinama
Mirador de Jinama. Foto: Daniel Padrón

Recomendaciones para astrofotografía en El Hierro

Le hemos pedido a Daniel Padrón que nos dé unos consejos para disfrutar de una buena sesión de fotografía nocturna en su isla.

  • «Yo recomendaría hacer un sendero durante el día, buscar localizaciones, observar y disfrutar de la naturaleza, y luego acceder de noche (si hay suficientes condiciones de seguridad, claro) para la toma de fotos, vídeo u observaciones.
  • Para disfrutar aún más de la experiencia podemos contratar alguna ruta con guías oficiales y experimentados como los de la empresa Esmiras (¡incluso rutas nocturnas!), que además de ilustrarnos sobre el sendero y demás, les podemos preguntar por algún «rinconcito guapo» para las fotos. ¡Ellos saben de todo!
  • Y hablando de saber, un muy buen consejo sería tomar algo en un bar en cualquier pueblo y preguntar por localizaciones a la gente local, sobre todo a los mayores. No hace tantos años que la gente tiene coches en la isla…
  • Muy importante a la hora de salir de noche es ir con seguridad. Siempre es recomendable NO ir solo y transitar por lugares que hayamos visitado previamente con suficiente luz, además de llevar linterna y ropa de abrigo. A mí me gusta dejar el coche cerca de algún sendero y caminar: senderos costeros de ida y vuelta; de montaña circulares; o largos como de volver en la primera guagua al amanecer. «
Cartel Mirador de Isora
Mirador de Isora Foto: Daniel Padrón

Las mejores localizaciones para fotografiar El Hierro de noche

Para Daniel, «la isla no tiene desperdicio, siempre descubres algo nuevo aunque vayas siempre al mismo camino. Y a lo largo del año es un espectáculo: las sombras del sol y de la luna hacen formas distintas cada noche del año, en todos los acantilados de la isla.»

Estos son sus lugares favoritos en la isla para fotografiar de noche:

  • Las Barranqueras-Las Playas / Mirador de Isora: «Toda esa zona suele estar protegida de las nubes y es muy bonita, con sus roques, diques, acantilados, coladas.»
  • Meseta de Nisdafe: «Conos volcánicos entre muros centenarios con la nube a tus pies (o a tu espalda)».
  • Hoya del Morcillo – Tacorón: «De un tupido bosque de pinos a la parte más reciente de la isla, llena de conos volcánicos y lavas cordadas. Acabamos en una cala natural adaptada para el baño en el Mar de Las Calmas».
  • Arenas Blancas – Arco de Las Toscas: «Una ruta costera entre coladas con vistas a cuevas marinas y arcos volcánicos, con mucha historia detrás (Punta de la Sal, orchillería..)«
  • Bajada a Frontera por Jinama: Da igual desde donde empieces, es un sendero muy bonito y cómodo, con unas vistas espectaculares al Valle del Golfo.
  • Ruta del Agua / Ruta de La Llanía: «Contraste entre zonas semiáridas, bosque húmedo con laurisilva y tiles y zonas de vulcanismo más reciente.«


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp