Refugio de artista: La Casa-Museo de César Manrique

Visitar la casa de alguien es entrar en su refugio, en un espacio privado que refleja su personalidad y su estilo de vida.

La Casa-Museo de César Manrique, en la villa de Haría, es la casa que habitó el artista durante los últimos cuatro años de su vida. Una casa alejada de su Fundación. Situada en un pueblo tranquilo del norte de Lanzarote, Haría. Un lugar donde encontrar reposo y paz, donde crear y vivir rodeado de naturaleza.

Te invitamos a explorar el universo íntimo de César Manrique.

Entrada Casa Las Palmeras César Manrique
Chimenea Casa Museo César Manrique

Bienvenidos a casa

La casa que hoy visitamos fue el hogar de Manrique desde 1988 hasta el 25 de septiembre de 1992, cuando perdió la vida en un accidente de tráfico. Una casa con un espiritu muy diferente a la original Casa del Volcán, hoy convertida en su Fundación.

La casa del palmeral, abierta como Casa-Museo de César Manrique desde 2003, era originalmente una casa de labranza que reformó en 1986 para convertirla en un hogar contemporáneo, cómodo y acogedor.

Cuando entras en la casa se percibe de inmediato la calidez. Una casa para ser vivida y disfrutada. Diseñada para acoger.

Una casa en la disfrutar de los recuerdos de toda una vida. Muebles, objetos decorativos, cuadros, libros…. que cuentan su historia. La historia de un artista de vida cosmopolita que supo apreciar el valor de su cultura y de su tierra para, a través de su mirada, transformarla en arte.

Salón casa César Manrique
entrada a dormitorio Casa Museo César Manrique
Decoración casa César Manrique

Espacios íntimos

Entrar en la intimidad de alguien siempre da un poco de pudor.

La habitación de César es un lugar que invita al recogimiento, como un útero en el que sentirse protegido.

De las perchas de su armario cuelga aún su ropa. Sobre las estanterías, marcos con fotografías, esculturas africanas, libros y revistas que estaría leyendo… Todo enmarcado por techos de madera, alfombras persas, mullidos almohadones y luz indirecta. Un ambiente tenue y acogedor que contrasta con el baño.

Dormitorio casa Museo César Manrique

Sus baños son únicos. Bañados por la luz natural y la vegetación. Interiores que se abren al exterior, que se mezclan con él.

Bañera César Manrique

La tiempo se ha parado en esta casa. En los estantes sobre el lavabo sus colonias, junto a la bañera su gel de baño… Y plantas, muchas plantas.

Baño dormitorio César Manrique

Lugares para compartir

La música de jazz suena y hace que te sientas inmediatamente a gusto, en casa. En cualquier momento podría aparecer César con su sonrisa, con su vitalidad, flanqueado por su enorme perro Taro.

En su salón se acumulan recuerdos de una vida, fotos de familia, amigos y celebridade como Rockefeller o Josephine Baker, conviven encima de su piano y estanterías.

Piano César Manrique

La colección de cerámica tradicional canaria preside la zona de reunión, junto a la chimenea. Confortables sillones dispuestos alrededor del fuego que invitan a imaginar conversaciones interminables.

Salón Casa Museo César Manrique
Colección de cerámica tradicional canaria César Manrique

Junto a la ventana, una biblioteca de libros de arte.

La zona del comedor forma parte de la ampliación que estaba llevando a cabo cuando falleció y que abría la casa al impresionante jardín.

La cocina

César era un hombre de costumbres sencillas. Su plato en la mesa le espera para disfrutar del almuerzo. En las paredes, azulejos diseñados por él y carteles de exposiciones de Miró y Picasso.

Cocina Casa Museo César Manrique

Paraíso hedonista

El gran porche de la zona de la piscina formaba parte de la ampliación de la casa y da paso a uno de los dormitorio para invitados.

La piscina, con un diseño lineal alejado de las piscinas con formas orgánicas que asociamos a su obra, es el eje sobre el que pivota la zona de exteriores, en las que se crean diferentes áreas para el descanso y el relax.

César era un hombre vital, con un depurado sentido estético y una gran conexión con la naturaleza y en estos espacios exteriores era donde podía sentirse cerca de ella.

Jardín Casa César Manrique

Lugar de creación

Atravesando el jardín de palmeras y picón llegamos a su estudio. El lugar en el que creó hasta sus últimos días y donde podemos acercarnos a su mundo creativo. Pigmentos, pinceles, materiales, obras inacabadas…forman parte de este gran espacio lleno de luz en el que pasaba los días entregado a la creación.

Entrar en su taller es como entrar en un templo. Un templo consagrado al arte y la experimentación.

Taller César Manrique
Taller César Manrique
Detalle mesa trabajo César Manrique
Coche diseñado por Manrique

Nos despedimos de esta casa conociendo un poco mejor a la persona que estaba detrás de un gran creador, César Manrique.

Puerta de salida Casa-Museo César Manrique

Agradecimientos a la Fundación César Manrique.


¿Quieres visitar el refugio del artista César Manrique? Te hemos preparadao una oferta irresistible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp