Senderismo en La Palma: La Isla Bonita a pie

La Reserva de la Biosfera de La Palma es un paraíso para el ecoturismo y el senderismo. Con más de 1000 km de senderos que la recorren y una naturaleza exuberante y sorprendente, no puedes dejar de meter en tu maleta tus botas de caminar si vienes a La Palma.

Senderos con historia

Antes de emprender nuestro recorrido es bueno saber por dónde pisamos, conocer la historia de las piedras que nos rodean. La red de senderos de La Palma está basada en los senderos históricos de la isla por los que se desplazaban los antiguos habitantes. Un  diseño basado en la sabiduría ancestral que supo buscar las mejores rutas para desplazarse en esta compleja orografía.

Podemos distinguir varios tipos de caminos históricos:

  • Los Caminos reales de medianías, que eran los que unían las diferentes poblaciones entre sí.
  • Los Caminos Radiales: los que subían desde la costa hacia la cumbre, principalmente por un lomo.
  • Los Caminos de Traviesa: que recorrían el territorio de manera  más o menos horizontal, entre los 1000 y 1300 metros.
  • El Camino de la Cumbre, que cresteaba la totalidad de la cumbre palmera.

Los antiguos habitantes combinaban varios de ellos para desplazarse de un punto a otro de la isla. El diseño de la nueva red de senderos se basó en este uso histórico.

Recorridos para todos los públicos

Senderismo en La Palma
Túneles de los Nacientes de Marcos y Cordero. Foto: Promotur

En La Palma encontramos senderos adaptados para todos los niveles desde el exigente GR 130 que nos permite recorrer 145 kilómetros de la isla en 6 etapas, hasta senderos locales, con cortos recorridos aptos para todos los públicos.

Algunos de los senderos son de dificultad extrema, sólo recomendados para expertos senderistas, otros, de alta, media o baja, apta para niños y ancianos.

Equípate para tu caminata

Para realizar cualquiera de las rutas es imprescindible llevar el calzado adecuado.  Unas zapatillas deportivas o tenis no serán suficiente. Si tienes en mente hacer senderismo en La Palma, no te olvides de meter en tu maleta unas botas de trekking, que  son básicas para transitar con seguridad por los senderos, así como ropa de abrigo e impermeable, ya que el tiempo en la cumbre puede ser muy cambiante. Una mochila, gorra, protector solar, bastones para caminar y una botella para el agua completan tu equipo.

Los tres senderos esenciales en La Palma

Senderismo en La Palma Caldera de Taburiente
Senderismo en La Caldera de Taburiente. Foto: Promotur

Hay muchos senderos en La Palma pero hay tres de ellos que son básicos para cualquier senderista que visite la isla: el Roque de los Muchachos,  La Caldera de Taburiente y la Ruta de los Volcanes.

Podemos recorrerlos  a nuestro aire, o bien contratar una ruta con una empresa local, como Isla Bonita Tours, que nos dará apoyo logístico y la compañía de un guía experto que nos ayudará a transitar el camino con seguridad y nos interpretará el paisaje por el que vayamos pasando, lo que hará la experiencia mucho más enriquecedora.

Roque de los Muchachos, de ruta por la cima de la isla

Senderismo en Roque de los Muchachos
Roque de los Muchachos. Foto: Promotur

Comenzamos nuestro recorrido por la isla subiendo al pico más alto de La Palma, el Roque de los Muchachos, sede del Observatorio Astrofísico Roque de Los Muchachos.

Esta ruta, que transita  por encima de los 2000 metros de altitud, nos va a regalar las mejores vistas de toda la isla, así que no olvides tu cámara de fotos.

De dificultad media, sobre todo por la altitud, es una ruta muy asequible para cualquier persona que esté familiarizada con el senderismo.

El disfrute comienza desde que nos subimos a la guagua ya que ascenderemos desde la costa hasta la cumbre, pasando por cinco tipos de vegetación. A partir de los 1800 metros de altitud veremos el brusco cambio de vegetación entre el pinar canario y la alta montaña con las retamas, codesos, y, en primavera, los vistosos tajinastes.

Una vez coronemos el Roque de los Muchachos estaremos disfrutando del mejor mirador sobre toda la isla. En ocasiones podemos disfrutar, sobre el mar de nubes, de la vista de las islas vecinas: La Gomera, el Hierro y Tenerife.

Desde aquí parte la ruta a pie, que durante 6 kilómetros, nos llevará bordeando el enorme cráter que forma la caldera de Taburiente. Podremos observar también el norte de la isla o la cadena de volcanes que conforman la Ruta de los Volcanes en el sur.

La ruta transcurre por el GR131, y pasaremos cerca de varios telescopios, plantas únicas en el mundo y algunos lugares que le darán la oportunidad a nuestro guía de explicar sobre nuestros antepasados. Pero sin duda, la razón principal para transitar esta ruta es que desde este lugar se obtienen las mejores vistas de La Palma y de la caldera de Taburiente.

La Caldera de Taburiente, la ruta esencial

Senderismo en Caldera de Taburiente
Caldera de Taburiente. Foto: Promotur

La vimos desde la cima y ahora ¡queremos conocerla desde dentro!

Esta ruta es uno de los esenciales de La Palma, la mejor manera de disfrutar del Parque Nacional de La Caldera de Taburiente, la mayor depresión erosiva de Europa.

La  guagua nos llevará, a través de pistas que nos van introduciendo en el paisaje de barrancos y vegetación, al Mirador de los Brecitos donde comenzará nuestra caminata. Nos espera un día de continuo descenso, con algún ligero repecho, pero perfectamente asumible si caminas largas distancias.

A lo largo del día iremos descendiendo desde la cara norte del cráter hasta la base de la Caldera. En el recorrido disfrutaremos de imponentes vistas, no solo hacia  el interior de la misma, sino hacia arriba, ya que sobre nuestras cabezas las cimas alcanzan los 2000 metros.

En el Lomo de Tenerra encontraremos casas construidas antes de la declaración de parque Nacional y que nos hablan de la importancia que tenía para los palmeros este cráter para la agricultura.

Tras tres horas de caminata alcanzaremos el centro de la Caldera de Taburiente, donde la cantidad de agua que nos rodea nos hará trasladarnos a otras latitudes. Nos encontramos en medio del cráter rodeado de altas montañas y pinos que crecen de forma inverosímil agarrados a la roca. En este emplazamiento idílico paramos a almorzar y a darnos un baño refrescante en el Barranco de Taburiente.

Después del descanso pasaremos por el Centro de visitantes para que nuestro guía nos explique visualmente, apoyándose en las maquetas y paneles, en donde estamos.

Comienza ahora la parte más fuerte de la ruta, un descenso de poco más de un kilómetro en el que pondremos nuestras piernas a prueba. Nos acompaña el Roque Idafe, relevante para nuestros antepasados los benahoritas, hasta llegar al lecho del barranco por donde corre el agua entre paredes verticales de piedra.

Cascada de colores en La Palma
Cascada de colores en La Caldera de Taburiente. Foto: Promotur

Nos espera otra de las sorpresas que esconde el Parque Nacional, la Cascada de Colores, a la que llegamos siguiendo la estela amarillenta que deja en el barranco. A la salida del barranco no podemos dejar de echar un último vistazo al Roque Idafe.

Unos metros más abajo el barranco en el que nos encontramos se une al Barranco de Taburiente mostrando un gran caudal de agua. El lugar ideal para que nuestro guía nos explique la importancia del agua y de su aprovechamiento.

En este punto el paisaje empieza a cambiar mientras emprendemos nuestra ruta de salida por el Barranco de Las Angustias y dejamos atrás la joya de La Palma, La Caldera de Taburiente.

La Ruta de los Volcanes

Ruta de los Volcanes en La Palma
Ruta de los Volcanes. Foto: Promotur

Una espectacular ruta que discurre a lo largo del GR 131 y que parte la zona de la Cumbre Vieja en dos.

Este recorrido nos llevará a lo largo de 17 kilómetros por paisajes volcánicos en una ruta de largo recorrido con mucho desnivel, que parte del Refugio del Pilar, una zona recreativa muy popular entre los palmeros.

La ruta comienza con una constante subida mientras bordeamos la Montaña de Birigoyo, y admiramos las vistas del Valle de Aridane y de la cima de la isla. Seguiremos subiendo entre pinares hasta hasta llegar al Hoyo Negro, el primer cráter del día, desde donde avistaremos los otros cráteres que nos esperan y donde comienza la verdadera ruta de los volcanes, una golosina para los aficionados a la fotografía.

Tras y subir y bajar todos los cráteres comienza el descenso hacia el pueblo de Los Canarios, en el municipio de Fuencaliente. El descenso lo realizaremos por terrenos sueltos de piedra volcánica, por lo que tendremos que parar más de una vez para vaciar nuestras botas.

Antes de terminar el descenso nos encontraremos con uno de los volcanes más bonitos de la isla, el volcán Martín. Si quedan fuerzas, subiremos hasta su cráter para disfrutar del sur de la isla. ¡Vale la pena el esfuerzo extra!

Terminamos el recorrido llaneando entre pinares hasta llegar al pueblo de Los Canarios, donde repondremos fuerzas y comentaremos con nuestro guía y compañeros de aventura todo lo que hemos visto en el día.

Para conocer La Palma hay que recorrerla a pie, sumergirse en su exuberante y sorprendente naturaleza para vivirla, explorarla y disfrutarla. ¡Así que no olvides tus botas de caminar si vienes a visitarla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp