Recorrido por el Sendero Las Puntas- La Maceta, energía pura.

Hoy te invitamos a sentir la fuerza de la naturaleza en El Hierro recorriendo el seductor Sendero de Las Puntas- La Maceta.

El Hierro es una isla mágica. Una isla en la que el paisaje no deja indiferente. Una isla magnética que tiene la cualidad de bajarte las pulsaciones y detener el tiempo.

El paisaje de el Valle de El Golfo, en Frontera, sobrecoge. Hacia el mar, la visión de ese Atlántico de azul intenso que se bate furioso contra la costa volcánica.

Atlántico en el sendero de las puntas

Las Puntas

Si te giras hacia el interior, la imponente pared volcánica que te abraza y que alcanza los 1000 metros de altura, desde la que se deslizan las nubes y vuelan los parapentistas.

Valle de El Golfo

Nos dirigimos hacia Las Puntas, el extremo derecho de ese gran golfo. Nada más llegar a la costa nos encontramos con una vista privilegiada a la Reserva Marina de los Roques de Salmor, hogar del Lagarto Gigante de El Hierro, una especie en peligro de extinción que podemos observar de cerca en Centro de Recuperación del Lagarto Gigante de El Hierro, en el Eco-museo de Guinea.

Los roques de Salmor

Nos detenemos a hacernos una foto para el recuerdo con las letras gigantes con el nombre del municipio, Frontera. Lo mejor, los asientos que se encuentran detrás con vistas al Roque Grande y el Roque Chico y que invitan a perder la vista en el paisaje y a intentar otear en la ladera las antiguas salinas del siglo SXVII. Desde esta explanada parte un sendero que te lleva  a ellas, bordeando la costa.

Las Puntas

A nuestra izquierda, una lengua de lava,  el embarcadero desde el que partían los lugareños hacia Europa en busca de nuevas oportunidades, y abrigo de los barcos de pescadores. Y el Hotel Puntagrande, ubicado en un edificio de 1884, y que es considerado como el hotel más pequeño del mundo. Es fácil imaginar la sensación de estar en un barco que han de vivir los clientes que allí se alojan.

Hotel de Puntagrande
Costa de Puntabrava

Seguimos nuestro camino. Dejamos a nuestra izquierda las piscinas de agua salada Cascadas del Mar, que abren en verano,  y nos dirigimos hacia el sendero que nos llevará hasta el charco de la Maceta, una de las piscinas naturales que jalonan esta costa.  Antes, pasaremos por El Río, en el que, cuando la marea está vacía, se forma una coqueta piscina natural de la que disfrutan los vecinos.

Piscina natural de el río en las puntas

El sendero Las Puntas- La Maceta…

El sendero Las Puntas- La Maceta tiene una longitud de 2.620 metros y se puede recorrer en aproximadamente 45 minutos. Es un sendero hecho para caminarlo sin prisas, disfrutando de lo que nos rodea.

Cartel sendero las puntas La Maceta

Una pasarela de madera nos hace flotar entre el malpaís salpicado de verdes y naranjas gracias  a las lluvias de los últimos meses y a la llegada de la primavera.

Sendero Las Puntas

Enseguida nos sobrecoge la belleza primitiva del paisaje, sus acantilados, las olas que descargan la energía de ese océano contra las paredes de lava negra…

Sendero las puntas

…para disfrutarlo con los sentidos despiertos

Es este un sendero diseñado para el disfrute de los sentidos. El olor a mar nos embriaga, nuestra mirada juega a distinguir los contrastes, los pliegues de la lava, el verde que se abre camino entre las grietas…, nuestras manos juegan a sentir las rugosas texturas de las rocas volcánicas, y el viento y el batir de las olas nos envuelven. Necesitamos una pausa para procesar todos estos estímulos.

Como un vía crucis a lo largo del camino se han dispuesto diez miradores, para pararse a admirar la costa, que va transformándose para sorprendernos según vamos avanzando. Unos bancos nos invitan a sentarnos y recrearnos en lo que tenemos frente a nosotros, un paisaje único.

En cada parada un cartel nos informa acerca de la flora y fauna de este lugar y también de los usos y costumbres. Pasaremos junto a los antiguos lavaderos en los que las mujeres lavaban sus ropas y el pozo, que nos habla de cómo los herreños se las ingeniaban para almacenar agua. Historia viva.

Sendero Las puntas

Proseguimos nuestro paseo. Nos cruzamos con algunos paseantes y deportistas, que entrenan en este lugar privilegiado.

Senderistas Las Puntas
Sendero las puntas

El sendero va llegando a su fin, la madera cede paso a la piedra volcánica del sendero original. Nos sentimos parte del paisaje en un tiempo indeterminado.

Sendero Las Puntas

El charco de La Maceta

Nos acercamos a nuestro destino, la piscina natural de La Maceta. Hoy está desierta, pero normalmente bulle de vida con familias que van a pasar el día y llevan su comida para disfrutarla en el merendero con vistas al mar, o que disfrutan del restaurante que se sitúa en la parte alta después de un baño revitalizante.

Piscina natural de La Maceta

Hay que hacer como los locales, y esperar a que baje la marea para disfrutar con seguridad de un baño en La Maceta. Cuando empieza a subir la marea, las olas comienzan a chocar contra el borde y los chicos juegan a desafiarlas. Es hora de recoger. Las olas pronto invadirán la piscina y nos mojarán las toallas.

La Maceta

Es el momento de emprender el camino de vuelta. Sin prisas, disfrutándolo.

Sendero las puntas

  1. Preciosa ruta, me encanta lo bien narrada que esta . Tengo una pregunta, iremos al hierro en Julio, crees que es fácil hacer el camino con un niño de 4 años? Muchas gracias

    • Patri Cámpora says:

      Hola Sara, Nos alegra que te haya gustado. Es un sendero muy facilito por lo que puedes hacerlo con el niño. Además, como hay tantos miradores pueden hacer paraditas para descansar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp