«De Locoh!» Un paseo por La Laguna.

La Laguna es una bola de agua, de esas mágicas que volcamos para ver como cae la nieve, cambiamos la nieve por niebla y ponemos un poco de sol, que él se abre paso todos los días un rato entre la nubes, iluminando la Ciudad del Aguere o de Los Adelantados. El Sol veranea aquí, si acaso, par de días en agosto.

La Laguna es la mejor ciudad del mundo para vivir, Patrimonio de La Humanidad desde 1999 por la Unesco, por ser un ejemplo único de ciudad colonial no amurallada, y por el trazado de sus calles, inspirado en la Rosa de los Vientos. San Cristóbal de La Laguna es una ciudad perteneciente a la provincia de Santa Cruz de Tenerife, situada a 545 m sobre el nivel del mar, con un clima mediterráneo oceánico, pero eso es mentira, es humedad en modo verode, tú trae siempre manta esperancera.

Catedral de La Laguna
Catedral de La Laguna

Los Laguneros son 157.503, una especie humana que camina despacio y saluda con un «Bueno» medio altivo, y el Alcalde: Luis Yeray Gutiérrez Pérez es del PSOE, pero también gobierna en algunas concejalías Podemos, todo bien.

La Laguna es una burbuja de cristal que está fuera del mundo, pero contiene lo mejor de él. Es una ciudad para vivir si te gusta el frío, y la buena comida.

La Laguna es una ciudad misteriosa habitada por fantasmas, por las noches de invierno no hay un alma, pero al llegar la Navidad o la primavera, los laguneros noveleros, que disimulan su poderío vistiendo de manera sencilla, salen en grupos a sus terrazas, y se convierte esta ciudad mágica en una fiesta improvisada con su famosa Ruta de La Tapa, capricho de dioses. El lagunero madruga porque Dios le ayuda y tras una pausa de 4 horas, oíste, ¡4 horas! se echa a la calle en la tarde-noche más fresco que un berro.

Los fantasmas no salen a la calle, habitan en los túneles, pasadizos y criptas subterráneas debajo de edificios emblemáticos como la iglesia de la Concepción y la catedral de La Laguna. Si se oyen susurros en la noche, quizás sean Los Vientos Alisios, el caso es que se duerme bien bajo los nórdicos.

Torre de la Iglesia de La Concepción

La Laguna es una ciudad que oculta sus casas, 600 edificios protegidos por papá urbanismo, patios frondosos con jardines tropicales, aljibes y fuentes. Su escenario es complejo: curas, universitarios, hippies de alta cuna, artistas espléndidos y tantos profesores como gotas de lluvia.

Lo mejor de La Laguna es que hay tanta juventud como verodes en los tejados, hay una frescura en sus calles gracias a estos chicos y chicas que dura todo el año. Por cierto, que no tienen un lugar chachi al que ir, pero deambulan siempre alegres sin paraguas. A ver si la iglesia de San Agustín les cobija y se convierte en su espacio, y así convertimos La Laguna en Patrimonio Cultural de La Juventud 😉 El lagunero es muy chiquero.

La Laguna, capital religiosa y universitaria, ya no es una calle mojada y un cura al fondo con sótana y un paraguas, como decía Unamuno, ya no pinta esa imagen. La Laguna es una caja de sorpresas donde te encontrarás un festín de tascas y coquetos restaurantes con jóvenes chefs que te darán tan bien de comer que volverás y volverás como a casa de mamá.

La Laguna te embriagará con sus tascas, guachinches y restaurantes de cocina canaria o de fusión mediterránea, europea, internacional que te hará adicto a esta bola de cristal. Al final te doy mis top 10.

Lo más de lo más lagunero es que La Laguna posee la calle más bonita de España: San Agustín, una calle de 600 metros con palacios de los siglos  XVII y XVIII; hoy museos y sedes institucionales. Es una calle extraña, silenciosa hasta llegar al Pan de Lata, el centro social del lagunero con los hijos de babyboom que siempre alegramos y alegamos, rompiendo así ese rezo raro que sale de las casas cerradas.

La Laguna es el centro cultural del archipiélago con distintos Institutos como el Astrofísico de Canarias o el Cabrera Pinto. El Teatro Leal espléndido, y con una programación mejorable, cines 0, pero no se pierde la esperanza. En la Laguna no se pierde nada, todo lo bueno perdura, ¡mira Los Sabandeños! Y está la Academia Canaria de La Lengua, La Escuela Literaria con una fascinante cantera de jóvenes escritores/as, o El Aguere con vocación musical de vanguardia. El Orfeón La Paz, La Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, ubicada en la Casa de los Jesuitas de la calle San Agustín. Y la modernidad explícita de sus galerías de arte como Artizar, Bronzo o La Cámara Espacio Fotográfico, y salas en espacios bancarios como La Caixa, o fundaciones con buenas elecciones artisticas como la Fundación Cristino de Vera de la Fundación CajaCanarias .

En La Laguna se encuentran el Instituto de Astrofísica de Canarias, la Diócesis de Tenerife, el Aeropuerto de Tenerife Norte, un lujo tener un aeropuerto a 5 minutos de casa, y el Hospital Universitario de Canarias. Además, también tiene sede en la ciudad, la primera universidad fundada en Canarias, la ULL.

El término municipal de La Laguna es una extensa y rica vega rodeada de montañas con encantadores barrios populares, entre los que destacan San Roque, El Timple, La Verdellada, Barrio Nuevo, Gracia, El Coromoto, San Benito, San Lázaro y El Bronco. Al sur, entre la ciudad y Santa Cruz de Tenerife, se encuentra la zona en auge urbano y económico: La Cuesta, Taco y La Hornera, con sus múltiples barrios dormitorio. Al norte, la costa y la comarca agrícola de Tejina y Valle de Guerra, y la turística de Bajamar y Punta del Hidalgo. Al oeste, el municipio se expande por Geneto y Los Baldíos, y se conserva en forma residencial y rústica en Guamasa y El Ortigal. Al este, el municipio se extiende por el macizo de Anaga, donde destacan los asentamientos rurales de Jardina, Las Mercedes, El Batán o Las Carboneras. Todos con excelentes restaurantes, guachinches con buenos vinos y mejores gentes.

Casa en Guamasa

Tenerife no es solo mar y playa, hay otro paraíso secreto que guarda bosques de Laurisilva con bellísimos paisajes. Eso es para verlo y patearlo.

La Laguna tiene parte del espacio natural protegido del Parque Rural de Anaga de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos. El parque rural de Anaga cuenta con la mayor cantidad de endemismos por kilómetro cuadrado de Europa, habiendo sido declarado además Reseva de la Biosfera por la Unesco en junio de 2015. El municipio posee asimismo el Monte de Utilidad Pública denominado Las Mercedes, Mina y Yedra.

Anaga
Parque Rural de Anaga

La Laguna es la «Florencia de Canarias» por su gran cantidad de iglesias y conventos, por su casco antiguo y sus edificios históricos. La Semana Santa es super Santa, procesiones santísimas y barroquísimas, desde las Tascas se aprecian con más encanto, hazme caso.

Pueden visitar magníficos monumentos como la Catedral de Nuestra Señora de los Remedios, la Catedral de La Laguna de estilo neoclásico, con bóvedas de polipropileno; la Iglesia Matriz de la Concepción, parroquia matriz de la isla cuya torre renacentista en piedra es el símbolo de la ciudad; el Real Santuario del Santísimo Cristo de La Laguna, que acoge la imagen de la talla morena del Santísimo Cristo; la Plaza del Adelantado, el Ayuntamiento, los palacios de Nava y Salazar, sede del Obispado y copia del anterior, asolado por un incendio el 23 de enero de 2006; El Casino, los conventos de las Claras y las Catalinas, el exconvento y la iglesia de Santo Domingo, el Drago del Seminario y el Drago de la Calle del Agua. En el Convento de Santa Catalina de Siena se encuentra el cuerpo incorrupto de la monja Sor María de Jesús, La Siervita, muy milagrosa. Y también el Convento de Santa Clara de Asís, perteneciente a la Orden Franciscana, fue el primer convento femenino que hubo en Canarias. Huele a santidad.

Es muy mágico el antiguo Convento de San Agustín, anexo a la iglesia quemada del mismo nombre y situado en la calle más bonita de España, y sede del primer Instituto de Canarias, el Cabrera Pinto con dos salas de exposiciones dedicadas a ciencias naturales y que también posee cuadros de enorme interés pertenecientes al Museo del Prado.

En el municipio están la mayoría de los museos de la isla: el Museo de Historia de Tenerife o Casa Lercaro, en la propia Ciudad; el Museo de la Ciencia y el Cosmos junto a la sede del Instituto de Astrofísica de Canarias; y el Museo de Antropología de Tenerife o Casa de Carta, en Valle de Guerra.

Su fiesta es El Cristo, «Fiestas del Santísimo Cristo de La Laguna», el 14 de septiembre, una fiesta con el único brillo de sus fuegos artificiales. Mucho más divertida es la Romería de San Benito Abad: 2º domingo de julio, y además, se liga más.

Visitas imprescindibles en La Laguna

  • Casco antiguo
  • Iglesia de la Concepción
  • Catedral de San Cristóbal de La Laguna
  • Convento de Santa Catalina de Siena
  • Convento de las monjas Claras
  • Iglesia de Santo Domingo de Guzmán, con la tumba del pirata Amaro Pargo junto a los de su esclavo africano Cristóbal Linche en una unión funeraria de la que no se ha encontrado paralelo histórico.
  • Casa Salazar
  • Santísimo Cristo de La Laguna: retablo barroco de plata repujada
  • Catedral de La Laguna: púlpito de mármol genovés.

Mi top 10 en restaurantes y tascas del Centro de La Laguna:

  • Restaurante Nub en La Laguna Gran Hotel (una estrella Michelin). Chef: Fernanda Fuentes. C/Nava y Grimón, 187 (Gran Hotel Laguna).
  • El jinete sin cabeza. Cocinero: Pato. C/ Bencomo, 23
  • Restaurante Las Marañuelas. Paseo de las Acacias, 19. Guamasa
  • La Tasca de Cristian, C/Marqués de Celada, 19.
  • Capricho Libanés. Calle Nuñez de la Peña, 5
  • Pan de Lata. C/San Agustín, 58.
  • Rucola & Grana. Chef: Ale. Calle Bencomo, 21. Pizzas y pasta fresca hecha a mano.
  • Hamburguesería La Bourmet. C/San Agustín, 42
  • Beers. Calle Capitán Brotons, 21. Cervezas y hamburguesas gourmet.
  • Gulagú. C/Manuel de Ossuna, 24. También menús sugerentes.

Otros sitios para comer muy recomendables:

  • La Cafeína: El mejor café del mundo,  y su dueño, Alejandro, un crack.
  • Perritos de La Concepción: no eres lagunero sino te mandas uno.
  • Chocolateria El buen paladar: nada que envidiar a ninguna chocolateria del planeta, los churros del 10.
  • La Cofradía, pescado fino y un espacio bonito.
  • El Obispado, platos sorprendentes.
  • Guaydil, una monada y todo rico.
  • La Tasca de Los Patos, quesos y ensaladas riquísimas.
  • El Rincón de Diego by Miguel,  tortillas deliciosas.
  • El jardín del callejón Maquila, encantador.
  • Latopa y su sushi, ramen, cañas…
  • Y para desayunar: únicos La Pera Limonera, La Mundial, Dulcería El Rayo y Makika & Co, muy chic.
  • Y para vivir sin extrañar con lo de toda la vida: Casa Peter (perritos calientes), Pastelería La Princesa, El Melita, El Venecia, El Molina, El Benidorm, La Carrera…
Noche en Blanco

El comercio lagunero y otros tesoros

Y sus tiendas maravillosas del centro que son el zoco feliz de La Noche en Blanco, gran acontecimiento comercial del año que se celebra en noviembre. Aquí Micro y su tecnología puntera, El Bazar Épocas y las ferreterías en el centro que tienen de todo, Benetton chollo, zapaterias únicas y Whebe, si quieres vestir bien. Muchas boutiques primorosas, no hay muchas franquicias y puedes encontrar ropa única, mi niña.

Y las librerías surtidas como joyerías: El Águila, El Paso, Lemus y Baobab.

La Sanidad lagunera es un 10. En su término municipal se encuentra el Hospital Universitario de Canarias, excelente es poco.

Escuela de Ballet de Lenita Lindell, Centro de Ashtanga Yoga, Tiendas de productos ecológicos con quesito canario y vinotecas de no salir de allí. Esto es un tesoro escondido.

Lo que hay que cambiar es el continente del Mercado Municipal porque el oro gastronómico que contiene no se lo salta un lagunero, y merece un «chozo» más propio.

Hoteles para sentirse en casa

  • La Laguna Gran Hotel, encanto brutal, piscina, brunch, cafetería monísima, espacios verdes y arquitectura lagunera, nivel alto.
  • Hotel Aguere, clásico y recomendable
  • Hotel Nivaria, un buen hotel.
  • Faltan espacios juveniles chachis, bed & breakfast, pero están por venir, hay alguno.

¿Qué más se puede pedir? ¿Mar? Si te pones en la esquina de Lemus desde La Trinidad se ve. O sino, mira mi niño, cochito y a las playas del municipio:

  • Playa del Arenal
  • Zona costera de Los Areniscos
  • Las Furnias.
Piscinas de Bajamar en municipio de La Laguna
Pi

¿Campo o playa?

  • Plan de montaña: excursión a Las Carboneras, y desde ahí llegar a Chinamada para flipar con el paisaje y comer en La Cueva.
  • Plan de playa: Bañito en las piscinas naturales de Bajamar viendo como rompen olas gigantes frente al Faro o La Punta del Hidalgo echándose unas cervecitas con camarones.

Agita la bola de agua y contempla desde la Mesa Mota El Teide, «de Locoh«.

Panorámica de La Laguna

Antonia Molinero, vecina de La Laguna desde 2004 es Directora de la Escuela Literaria y autora de Chinita, editada en Ediciones La Palma.

Fotos de Miguel Ángel Roldán de La Cámara Espacio Fotográfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp