Donde el mundo se llama Llanes

Si es verdad eso que siempre se dice que todos tenemos nuestro lugar en el mundo, creo que aquí está el mío.
Aquí veraneaban mis abuelos, aquí se casaron mis padres, aquí me casé yo y también se casaron dos de mis hermanas, aquí está bautizada una de mis hijas…
Y aquí siempre volvemos toda la familia para encontrarnos.

Reunion familia Llanes

Desde que tengo capacidad para recordar, mi vida transcurre en un porcentaje importante de tiempo aquí. Algunos de los mejores recuerdos de mi vida tienen como escenario este lugar y siempre que necesito paz, descanso o reencontrarme a mi mismo vuelvo a aquí.

Y creo que debería haber empezado diciendo qué es aquí. Para mí, Llanes es aquí.

Panorámica de Llanes

Llanes es un concejo de la comunidad autónoma del Principado de Asturias en España. Ostenta el título de «Muy noble y leal villa”. La villa de Llanes se encuentra en el oriente de Asturias entre las estribaciones de la cordillera del Cuera y a los Picos de Europa y el mar Cantábrico.”

Eso sería la descripción del concejo de Llanes. Pero, para mí, Llanes es verano, es playa, es gastronomía, son amigos, es mi infancia, es belleza, es el Cuera, es el mal tiempo, es lluvia, es familia…

Lo primero que nos llama la atención nada más llegar a Llanes es la proximidad tan grande entre la sierra del Cuera y el mar Cantábrico. Eso configura un concejo que transcurre entre ambos accidentes geográficos y nos permite subir una mañana a la Muezca, comer un bocadillo contemplando la maravillosa vista que nos regalan sus más de 650 m de altura y acabar dándonos un baño en Ballota al atardecer. Mar y montaña juntos.

La Muezca Llanes
La Muezca
Playa de Ballota
Playa de Ballota

Y hablando de darnos un baño, Llanes también nos permite estar 15 días de vacaciones y no repetir playa ni uno solo de esos 15 días (si el clima lo permite, pero eso es otro tema). Incluso ir a dos playas cada día. La costa llanisca esta poblada de pequeñas calas de arena fina y blanca, que harán disfrutar a todos los amantes del mar. Entre sus (dicen) más de 30 playas, no te puedes perder la playa de Ballota. Maravillosa playa salvaje de arena blanca y aguas limpísimas, rodeada de vegetación.

Playa de Ballota

Antes de bajar puedes acercarte al espectacular mirador de La Boriza, precisamente porque desde allí tendrás las mejores vistas panorámicas de las playas de Andrín (hacia el Este) y Ballota (hacia el oeste) y también una vista de la sierra del Cuera y de la costa llanisca. Lo principal que tienes que tener en cuenta de esta playa es que la bajada y el aparcar son temas complicados y que debes ir con la marea bajando o baja porque a marea alta prácticamente no hay playa. Tiene arriba un chiringuito que solo funciona en los meses de verano, y no tiene ni agua potable ni servicios de ningún tipo.

Playas de Ballota y Andrin
Playas de Andrin y Ballota

Más indicada para familias pero igualmente espectacular por su configuración es la playa de Poo.

Playa de Poo
Playa de Poo

Aquí tendremos que ir con la marea alta para poder disfrutar de esta piscina natural con salida directa al mar, que el efecto de la marea hace que se llene y se vacíe cada 6 horas aproximadamente. Para los niños no hay una playa igual. En Poo además, puedes alojarte y/o comer a pie de playa en sus dos establecimientos hosteleros.

Playa de Poo
Playa de Poo

Otras playas que recomiendo visitar por su belleza son la playa de Torimbia, nudista, salvaje y con Ballota, las más bonitas de la zona, la playa de San Antonio en Nueva, la playa de Borizo y la de Cobijero, que es una playa sin mar en que el agua entra por una grieta de decenas de metros que llega hasta la mar. Tenéis que verla para entender de lo que hablo.

sierra del Cuera en Llanes
Playa de San Antonio con Sierra del Cuera y Picos de Europa al fondo

Pero Llanes es mucho más que sus playas. Como fotógrafo y amante de este pueblo, disfruto  aún más de él cuando pasa el verano y desciende la gran afluencia de gente que soporta en esta época. El otoño, para mí, es la estación en que Asturias luce mas bonita, así que septiembre y octubre son meses ideales para dejarnos atrapar por la belleza del Paseo de San Pedro, que fue construido en el año 1847 y es un mirador perfecto hacia la villa y la Sierra del Cuera.

Paseo de San pedro
Paseo de San Pedro

Este paseo fue durante siglos el lugar desde donde divisar las ballenas, los bancos de peces o barcos enemigos que atacaron la villa.

Banco paseo de San Pedro
Paseo de San Pedro

Continuamos nuestro paseo por Llanes y vamos directos a su centro histórico. Declarado Conjunto Histórico-Artístico, tiene un marcado carácter medieval, y merece la pena pasear sus callejuelas y recorrer bien su distintas zonas. Quizás cabe destacar el Torreón y las murallas del siglo XIII, el conjunto formado por la Basílica de Santa María, las ruinas del Palacio de duque de Estrada y el Palacio del Cercao, también merece mucho la pena acercarse a la plaza de Santa Ana y observar el Palacio de Gastañaga (posiblemente con la buganvilla de la Basílica, los dos lugares más fotografiados de Llanes actualmente). Finalmente acabaremos nuestro paseo por Llanes visitando su puerto natural que entra hasta el mismo corazón de la villa.

Playa del Sablón en Llanes
Playa de Sablón en Llanes

La villa de Llanes tiene tres festividades fundamentales de las que todo llanisco que se precie tiene que formar parte y que son rivales entre ellas. Son los llamados bandos: la Magdalena, San Roque y la Guía. Estos bandos son agrupaciones vecinales en las que se integran los ciudadanos y que compiten entre ellas. Cada bando tiene sus símbolos propios: un icono religioso, una fecha y un mes de celebración, una flor, una/s música/s, etc. Julio es el mes de La Magdalena, agosto en de San Roque y septiembre el de La Guía. En los días grandes de las tres fiestas podrás disfrutar del folclore, los trajes típicos, costumbres, verbenas, bandas de gaitas y demás celebraciones propias de cada bando. No te los pierdas.

Capitulo especial merece la gastronomía. Podrás disfrutar de la cocina más tradicional y de la más vanguardista, no en vano Llanes cuenta con un restaurante estrella Michelin (El Retiro de Ricardo Sotres). Pero empecemos por los clásicos: (el mítico) El Campanu (parada obligada): todo es bueno, pero, sin duda, hay que pedir el no menos mítico cachopo de merluza. La Marina: bonito a la plancha y sus calamares en tinta con arroz. El Balamu: la increíble ensalada templada de verduras y un pescado o marisco fresco de la rula. La Galería: hay que probar la fabada con pantruque y los tortos de maíz con huevos y jamón, (ambos platos típicos de la zona de Llanes). El Bodegón: sidra y bocartes.

La verdad es que podría seguir escribiendo sobre Llanes durante horas y mencionaros los bufones (los de Pría, los deVidiago, los de Santiuste…) y que si hay mala mar vayas a verlos, que visitéis Buelna, La Pereda, Cue, NIembro, el Camín encantau, Casa Xico, El Cabañon, la playa de Antilles, un atardecer en El Migal, el precioso cementerio de la ría de Niembro, el Mazucu, el río Purón, Andrín, el Mercau Astur de Porrua, la velada de la Portilla… Pero me tengo que despedir ya.

Y que mejor manera de despedirme, que hacerlo desde aquí, en este rincón del mundo llamado Llanes.

Anochecer en Llanes
Anochecer en Llanes

Pelayo Lacazette es un fotógrafo asturiano que ha pasado los últimos 10 años fotografiando parejas, familias, amigos, a sus hijas…, en definitiva, todo lo que, de alguna u otra manera, es importante para él.


¿Te gustaría descubrir este lugar en el mundo? Te hemos preparado una oferta irresisible para que vivas Asturias este otoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp