Qué saber antes de viajar a Marrakech

Marrakech es una ciudad mágica, fascinante, que hechiza. Una ciudad que nos hace viajar en el tiempo, a otra realidad con una cultura, idioma y costumbres diferentes a las nuestras.

Conocer sus códigos antes de volar nos ayudará a disfrutar de la ciudad roja, Marrakech, desde el primer día.

Te contamos todo lo que has de saber antes de viajar a Marrakech para te sumerjas en su magia sin imprevistos.

Plaza Jemma el Fna al atardecer. Foto: Patri Cámpora

Documentación

Antes de tu viaje, asegúrate que tienes tu pasaporte con una vigencia superior a seis meses. Para viajar como turista a Marruecos, los españoles no tienen que solicitar visado. Si eres de otra nacionalidad, consúltalo antes de viajar.

Cuando viajes con menores de 16 años, ten en cuenta que han de disponer de su propio pasaporte y has de llevar el libro de familia. Si el menor viaja con uno de sus padres o tutores, ha de tener un consentimiento expreso del otro progenitor expedido en una comisaría en España.

Para entrar y salir del país tendrás que cumplimentar un documento que puedes descargar aquí.

No es obligatoria ninguna vacuna para viajar a Marruecos.

Traslados desde/ hasta el aeropuerto

Aeropuerto de Marrakech
Aeropuerto Internacional de Marrakech- Menara. F: Patri Cámpora

Desde el moderno aeropuerto internacional de Menara podemos llegar a Marrakech en taxi, autobús o transfer. Pero, si queremos comenzar el viaje de la manera más tranquila, lo mejor es contratar previamente un transfer que nos lleve a nuestro hotel o Riad. De esta manera nos evitaremos malentendidos con el taxista por culpa del idioma o el regateo, si no ha puesto el taxímetro.

Muchos alojamientos incluyen el transfer en sus reservas, pero también lo puedes contratar directamente . El transfer te llevará a la puerta de tu hotel.

Si has elegido alojarte en un Riad en la Medina, la ciudad vieja de Marrakech que es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, has de saber que los coches no pueden circular por su interior, así que el conductor te dejará en la puerta de acceso a la Medina más cercana a tu riad y allí te estará esperando un porteador para acompañarte y llevar tu equipaje hasta la puerta.

Si vas por tu cuenta, en las entradas a estas puertas de la Medina encontrarás a personas con carros dispuestos a llevar tu equipaje, o con chicos que se ofrecen para guiarte o acompañarte amablemente. Nada es gratis en Marrakech, aunque se te hayan ofrecido ellos. Así que negocia siempre el precio antes de que te presten el servicio.

Cambio de divisas

Mujeres comprando en la Medina. Foto: Patri Cámpora

La moneda local de Marruecos es el dirham. Puedes comprobar a cuánto está el tipo de cambio aquí.

Nada más llegar al aeropuerto, tras pasar el control de pasaportes y recoger el equipaje, encontrarás varias oficinas de cambio. En estas no encontrarás el mejor tipo de cambio, pero te será útil cambiar unos euros para tener dinero de mano. Se recomienda no cambiar mucha cantidad de una vez, ya que no está permitido salir del país con más de 1000 dh por persona. Además muchos comerciantes en el zoco aceptan pagos en euros y con tarjeta. Antes de regresar podrás cambiar los que te sobren en la oficina de cambio del aeropuerto, mostrando tus justificantes de compra de divisas, así que guárdalos bien.

En Marrakech también podrás sacar dinero en los cajeros automáticos de los bancos, los más fiables. Las tarjetas más aceptadas son la Visa y la Mastercard.

Para obtener un cambio más ventajoso, puedes acudir a alguna de las oficinas de cambio que encontrarás por Marrakech. Wafacah cuenta con la mayor red de oficinas por toda la ciudad y la Medina. Puedes consultar sus ubicaciones aquí

Si estás cerca de la popular plaza de Jem El Fna, encontrarás una oficina de cambio en la parte baja del Hotel Ali, frente a la Mezquita Koutobia.

Guía privado para la primera toma de contacto

Guia en Marrakech
Guía turístico en La Medina. Foto: Patri Cámpora

Pasear por la Medina por primera vez puede ser un poco impactante. Los vendedores que llaman tu atención para que elijas su puesto, los jóvenes que se ofrecen para hacerte de guía, el laberinto de callejones con sus luces y sombras, el tráfico de motos y carros, el idioma que desconoces… Un primer recorrido por la Medina de la mano de un guía profesional te ayudará a aterrizar en esta realidad tan distinta, a conocer sus códigos y costumbres, a orientarte, a desvelar sus secretos, y a descubrir la historia de esta fascinante ciudad para que la sigas disfrutando luego a tu aire.

Taxis

Para recorrer el resto de la ciudad y visitar sus barrios te recomendamos que tomes un taxi. Hay dos tipos: los petit taxis, vehículos compactos con conductor que se usan para los recorridos urbanos, y los grand taxis, Berlinas o vehículos de gran tamaño para recorridos fuera de la ciudad. Para detener un taxi, alza la mano como en Europa.

Antes de subirte comprueba que el taxi dispone de taxímetro y que lo pone en marcha. Si no es así, bájate y busca otro, o negocia el precio antes de que arranque para evitar malos entendidos con el conductor. Puedes decirle tu destino y cuanto la cantidad que estás dispuesto a pagar. Si no lo acepta bájate y busca otro. Siempre encontrarás alguno dispuesto a llevarte.

Para que tengas una referencia en cuanto a los precios, pagar entre 20 y 40 dirhams (aprox. entre 2 y 4 euros) por un trayecto dentro de la ciudad es una cantidad razonable.

Regateo

Puesto de la Medina. Foto: Patri Cámpora

Regatear es la forma marroquí de llegar a un acuerdo justo para las dos partes. Para nosotros que estamos acostumbrados a pagar un precio fijo por las cosas puede resultar agotador, pero para ellos aceptar un precio sin negociarlo es inadmisible.

A la hora de regatear las prisas son malas compañeras. Ármate de paciencia si te interesa algo y toma nota de estos consejos para que consigas el mejor acuerdo.

  • Una buena negociación sienta mejor acompañada de un humeante té de menta. Acepta su invitación, es una de las muestras de la hospitalidad marroquí.
  • Deja que el vendedor fije el precio de partida. ¡No desveles nunca tus cartas!
  • No muestres demasiado interés por el producto que deseas llevarte. ¡Hazte el interesante!
  • Ofrécele una décima parte y deja que vaya haciendo su contraoferta hasta llegar al precio que estés dispuesto a pagar. Muchas veces el precio final suele ser un poco más de la mitad del precio de inicio.
  • Si después del regateo no han llegado a un acuerdo, dale las gracias y vete. Si le interesa la venta te irá a buscar para seguir negociando.
  • Si finalmente el vendedor ha aceptado el precio que le has ofrecido, no te retires sin comprarlo porque puede interpretarlo como una ofensa.
  • Apréndete un par de palabras en su idioma (Shukran, gracias) y ganarás un amigo. Aunque ellos te habrán sorprendido antes con su dominio del español y de las alineaciones de los equipos de fútbol de nuestro país.

Saludos

Los marroquís son muy protocolarios en sus saludos ya que es una muestra de cordialidad. Entre personas del mismo sexo que se conocen, se saludarán con uno o varios besos en la mejilla. Entre desconocidos se darán la mano derecha (la izquierda nunca se ofrece porque es la impura y está reservada para la higiene personal) y se tocará con la izquierda el hombro de la otra persona o apoyara su mano en el corazón para mostrar más cercanía.

El saludo irá acompañado de la frase «Salam aleikum«, el saludo árabe, con el que nos darán la bienvenida y que significa: Que la paz, la misericordia y la bendición de Alá sean contigo. A esto hemos de responder «Aleikum Salam«. Siguiendo sus normas de cortesía, lo normal es que después pregunten por cómo está la familia, así que no lo consideres una intromisión en tu intimidad.

Cuando te dan la bienvenida a un riad, o a una tienda, es normal que te ofrezcan un vaso de té de menta. No lo rechaces porque se considera una descortesía.

Fotos

Antes de fotografiar a alguien, pide su consentimiento, sobre todo si las personas que fotografías son niños o mujeres. En la Plaza Jeem el Fna se te irán los ojos tras los encantadores de serpientes, cuentacuentos, bailarines, tatuadoras… No te extrañes si te exigen que les pagues por sacarles fotos.

Marrakech
Mujeres marroquíes. Foto: Patri Cámpora

Nunca des dinero ni regalos a niños de la calle. Estarás contribuyendo a que se busquen la vida de esta manera en vez de ir a la escuela.

Comidas y bebidas

Marrakech
Couscus. Foto: Patri Cámpora

La gastronomía de Marruecos es uno de los grandes atractivos de este viaje. Vas a disfrutar descubriendo nuevos sabores y deliciosas preparaciones. Para evitar intoxicaciones o problemas gastrointestinales, bebe siempre agua mineral y elige restaurantes que te ofrezcan garantías sanitarias.

Hotel o Riad, esa es la cuestión

Riad Marrakech
Habitación Riad Dar Justo. F: Patri Cámpora

Elegir entre alojarte en un hotel o un Riad en Marrakech es una decisión importante ya que te ofrecerá dos tipos de experiencias muy diferentes.

Si te apetece hacer una inmersión cultural en Marruecos, te recomendamos que elijas un Riad. Riad significa edén o jardín y allí se denominan así a aquellas casas con patio central en el que hay una fuente o un jardín.

Los riads están situados dentro de las murallas de la Medina, la ciudad vieja, en medio de la intrincada red de callejuelas. Son pequeños oasis en medio del desorden y el bullicio exterior. Alojamientos de pocas habitaciones cuidadosamente decoradas en los que las estancias se reparten alrededor de un patio central en el que suele haber una alberca o una fuente para refrescar el ambiente. Remansos de paz, tan solo rotos por la llamada a la oración.

Encontrarás riads sacados de los cuentos de Las Mil y una noche, como La Sultana, o muchos otros a precios más populares, como Dar Cristal, Casa Lala o Dar Justo que te harán sentir como en casa. Estos alojamientos no cuentan con grandes instalaciones comunes ni servicios, más allá de servicio de restaurante o hammam, pero te permitirán disfrutar de la atención por los detalles y la hospitalidad marroquí, vivir una experiencia única, disfrutar de las vistas de los tejados de la Medina desde sus terrazas y recorrer a pie toda esta zona de la ciudad.

Fuera de las murallas de la Medina encontrarás la oferta hotelera de la ciudad.  En el barrio de Hivernage podrás disfrutar de la Marrakech más moderna y vibrante, mientras te alojas en un hotel de cuatro o cinco estrellas con estándares europeos y disfrutas de restaurantes de primer nivel.

Si te apetece estar rodeado de un ambiente más animado y poder ir de tiendas o de discotecas, puedes elegir un hotel en el barrio de Gueliz, construido en los años 30 siguiendo los patrones europeos.

Más alejado del centro, el Palmeraie reúne grandes resorts, como el Be Live Experience Marrakech Palmeraie,  y hoteles de lujo en medio de un antiguo oasis que conserva su verdor gracias a un sistema de riego diseñado en el siglo XII.

Visita a Mezquitas

Qué saber antes de ir a Marrakech

En Marruecos, a diferencia de otros países como Egipto o Turquía, la entrada a las mezquitas está totalmente prohibida para los no musulmanes, por lo que hay que conformarse con disfrutar de ellas desde su exterior. En todo el país tan solo hay dos que pueden ser visitadas  la gran mezquita de Hassan II en Casablanca y la mezquita de Tin Mal en el Alto Atlas.

Em Marruecos la religión, el Rey y la política son temas muy sensibles, por lo que será mejor que no les preguntes por ellos ni hagas ningún tipo de broma al respecto.

Dado la importancia que tiene la religión en esta sociedad, se recomienda cuidar la vestimenta, especialmente en las proximidades de las mezquitas.

Durante el Ramadam, cuyas fechas varían cada año porque se fijan según el calendario lunar islámico (en 2023 se celebrará del 22 de marzo al 21 de abril), se recomienda comer y beber en lugares privados, para respetar su ayuno.

Tarjeta sim

Si quieres estar conectado y poder usar los datos en tu móvil mientras visitas Marrakech, te recomendamos que compres una tarjeta sim. La compañía que mejor servicio ofrece en el país es IAM MAROC Telecom, aunque también encontrarás otras compañías, como Orange, o Inwi. Tienes tarjetas prepago recargables desde 5DH.

Nada más llegar, en el aeropuerto encontrarás un puesto de Orange. En la ciudad, las puedes adquirir en muchos pequeños negocios y también en las tiendas oficiales de telefonía. No olvides pedirle al vendedor que te ayude a configurarla en francés, ya que poder defecto vienen en árabe.

Qué saber antes de ir a Marrakech

Estas ante una ciudad que no te dejará indiferente. Ya solo queda que abras tu mente para disfrutar de esta inolvidable experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp