Descubre Marruecos: 10 lugares imprescindibles

Marruecos es uno de esos destinos que no deja indiferente a nadie, o lo amas o lo odias, aunque la primera opción suele ser la más habitual entre buena parte de los turistas y viajeros que decidimos dejarnos seducir por sus encantos.

En tu primer viaje al país alahuita, y digo primer viaje porque la gran mayoría solemos repetir varias veces, rompes el extendido mito de llegar a un lugar con dunas, palmeras y camellos. Marruecos es mucho más. Realmente es un país lleno de contrastes, desde zonas montañosas que superan los 4.000 metros de altura a kilométricas playas de arenas surcadas por olas perfectas; desde bosques de cedros poblados de monos a lagunas y estuarios con miles de aves; o desde gigantescas urbes con edificios llenos de neones a aldeas construidas con piedras, barro y ramas…

Organizar tu ruta por Marruecos no es tarea fácil, pues la oferta de actividades, servicios, lugares que visitar y cosas que hacer es infinita, aunque bajo mi opinión los diez lugares imprescindibles pueden ser los siguientes:

10 lugares imprescindibles para descubrir Marruecos: Essaouira

Essaouira

Essaouira, la ciudad del viento, es un lugar ideal para comenzar a adentrarte en el país. Probablemente una de las ciudades más bellas del oeste de África. Construída por los portugueses en el siglo XV, aun conserva sus murallas y buena parte de los edificios de esa época. En sus calles encontramos innumerables talleres de artesanos de la madera y pequeñas galerías de arte de artistas locales. Sus playas y el viento constante la convierten en un lugar ideal para aprender a practicar kite surf y otros deportes acuáticos. El puerto y sus callejuelas sin embargo cautivarán a los amantes de la fotografía, la arquitectura y el arte.  

Toubkal

Parque Nacional de Toubkal

En el Parque Nacional del Toubkal, se encuentra la montaña más alta del norte de África con 4.167 metros de altitud, es un lugar ideal para los amantes del senderismo, la aventura y la montaña. La zona es conocida dentro del mundo al alpinismo como el “Petit Himalaya” debido a las grandes similitudes con la mítica cordillera asiática. Esta zona posee una amplia red de senderos ideal para hacer trekking de varios días, combinando la ascensión a la cumbre del techo de Marruecos con bellos recorridos por valles frondosos poblados de nogales, almendros y terrazas de cultivos. Además es un lugar ideal para los amantes de la cultura tradicional, ya que en estos valles aún se conservan costumbres ancestrales. Aquí está el hogar de los últimos bereberes de la montaña.

10 lugares imprescindibles para descubrir Marruecos: Kasbah Ait Benadou

Kasbah de Ait Bannadou

A los pies de la vertiente sur de la gran pared montañosa del Atlas y cerca de la ciudad de Ouarzazate está la Kasbah de Ait Bennadou. Una fortificación medieval de barro, construida en lo alto de una pequeña montaña que en innumerables ocasiones ha seducido a la industria cinematográfica, entre ellas a los productores de la afamada serie de Juego de Tronos. Si llegas hasta aquí, no dejes de subir hasta su almenara para disfrutar de una de las puesta de sol más bellas de Marruecos. Desde ese punto podrá ver como el sol cambia de colores y cae a occidente iluminando las laderas de las cordilleras del Alto Atlas, el Antiatlas y las arenas de las primeras dunas del desierto.

10 lugares imprescindibles para descubrir Marruecos: Valle del Draa

Valle del Drâa

No muy lejos de Ouarzazate, se encuentra el valle del Drâa. Un extenso palmeral de más de 100 kilómetros de largo que termina en el desierto junto a la ciudad de Zagora. Antigua ciudad medieval formada por numerosas fortificaciones y  palacetes. Hasta no hace mucho tiempo esta ciudad fue la última parada antes de adentrarse en el árido desierto de Sáhara. Desde aquí partían hasta Chinguetí, Walata, Tombutú o Djenné extensas caravanas de camellos que trasportaban sal, joyas, dátiles, piedras preciosas o cualquier producto con el que mercadear. Hoy en día el valle no posee el mismo esplendor, pero si una belleza que no deja de cautivar al más escéptico de los viajeros.

Casablanca

Casablanca es la capital cultural y económica del país, una urbe bulliciosa que no para nunca. Conocida por los lugareños como la “New York del Magreb”, alberga una amplia oferta de locales nocturnos, tiendas para ir a hacer todo tipo de compras y restaurantes para degustar una de las gastronomías más ricas y variadas del mundo.

Esta ciudad suele ser parada habitual de cruceros, escala de viajes y un excelente lugar para seguir adentrándote en una cultura muy diferentes a la nuestra.

Fez y Meknés

Las ciudades imperiales de Fez y Meknés en el norte del país, son el lugar ideal para los viajeros que prefieren impregnarse de la cultura árabe y conocer algo más del mundo musulmán. Paseando por sus calles podrás adentrarte en su historia, conocer leyendas de antiguos príncipes y disfrutar de su espectacular arquitectura. Ambas ciudades poseen antiguas medinas llenas de mezquitas, palacios y zocos con mil callejuelas. Son el lugar ideal para un día de compras, en el zoco existen cientos de artesanos dispuestos a regatear para que te lleves a casa sus productos. Además, en Fez se encuentra el famoso barrio de los curtidores, donde se pueden ver las tañerías de cuero, una de las estampas más populares de Marruecos.

Merzouga y la duna de Erg Chebi

Si lo que buscas es conocer el desierto la mejor opción es viajar en todo terreno hasta Merzouga y adentrarte en caravanas de camellos en la Duna de Erg Chebi. Aquí se organizan rutas en camellos para pasar la noche o estar varios días conviviendo con los últimos beduinos del desierto. En este lugar las noches son inolvidables, el cielo nocturno se ilumina con millones de estrellas y las noches de luna los campos de dunas se convierten en una gigantesca cama con sábanas de seda. Los amantes de la fotografía tienen aquí una parada obligada. Mil motivos fotográficos serán el deleite de sus objetivos.

10 lugares imprescindibles para descubrir Marruecos: Sous Massa

Parque Nacional de Souss Massa

Al sur de la turística ciudad de Agadir, se encuentra el Parque Nacional de Souss Massa, el último refugio del Ibis Eremita, una de las aves más raras y amenazadas del planeta. El parque es uno de los mejores lugares del país para la observación de aves. El gran número de flamencos, garzas, águilas, halcones, cormoranes y diferentes especies de pájaros cantores, dejará impresionado a cualquier amante de la naturaleza. Además en su interior se encuentra una gran reserva para la conservación de la  fauna africana, que alberga avestruces, oryx, gacelas y chacales en semilibertad. La oficina de gestión del parque organiza visitas en todo terreno durante todo el año.

Sidi Ifni y Legzira

Si buscas un lugar diferente alejado de los habituales circuitos turísticos, el sur es tu destino. Seguir la carretera N1, la artería que cruza el país desde la internacional ciudad de Tanger, refugio de escritores como Paul Bowles  o el irreverente Mohamed Choukri, apodado como el Bukowski del Magreb, y perderse en el gran sur, llegando hasta la tierras saharianas. No sin parar en la capital de la antigua colonia española de  Sidi Ifni. Sus edificios, sus plazas, sus calles e incluso sus gentes. Un lugar que aún emana nostalgia de épocas pasadas. Pasear por el mercado central y las calles cercanas recuerda a los pueblos del sur de España. Un lugar tranquilo. Un lugar ideal para perderse.

10 lugares imprescindibles para descubrir Marruecos: Legzira

No muy lejos de aquí esta la playa de Legzira, conocida por la playa de  “las patas del elefante”. Una formación geológica producida por la continua erosión del mar, que ha dado forma al terreno como si fueran las extremidades de un “paquidermo”. Esta zona además es ideal para los amantes del surf, aunque no apta para todos los niveles. 

10 lugares imprescindibles para descubrir Marruecos: Plaza Jemaa El Fna

Plaza Jemaa El-Fna, Marrakech

Y sin duda el lugar ideal para terminar (o comenzar) todo recorrido por Marruecos es la mítica plaza de Jemaa El-Fna en la legendaria ciudad de Marrakech. La plaza de las mil caras, la plaza del fin del mundo, el punto de encuentro de titiriteros, vendedores de productos milagrosos, músicos callejeros, predicadores, hechiceros, adivinos y toda clase de encantadores de turistas. Un lugar que no te puedes perder. Una cita que se lleva repitiendo cada tarde desde hace más de mil años y que ha sido declarada por su singularidad como patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco. Comer un pinchito moruno, una pastela de pichón o un tajín acompañado de un zumo de naranja, limón o pomelo en los centenares de puestos de comida callejera después de una ajetreada tarde de zoco, debe ser el colofón a probablemente una de las mejores experiencias viajeras de tu vida.  ¡Nos vemos en el Zoco!.


Juan José Ramos es ante todo un viajero incansable, naturalista, especialista en ecoturismo y conservación de la biodiversidad. Fotógrafo de naturaleza y viajes, recorre el mundo en busca de las especies más raras de flora y fauna y visitando espacios naturales únicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp