Otoño en Jerez

Con la llegada del otoño, Jerez de La Frontera renace con fuerzas renovadas. La bajada de las temperaturas invita a sus habitantes y visitantes a echarse a la calle y disfrutar del flamenco, saborear sus vinos en las bodegas, tabancos y mostos; degustar reconfortantes platos de cuchara y terminar noviembre al son de las tradicionales zambombas navideñas.

Siempre es tiempo de vinos en Jerez

Jerez en otoño
Bodega Emilio Lustau. Foto cedida por Ayuntamiento de Jerez.

Jerez es uno de los principales destinos de enoturismo de nuestro país. Una ciudad que creció en torno a sus bodegas, muchas de ellas situadas en pleno casco urbano, como la de Tío Pepe, situada junto al Alcázar y la catedral.

Otoño en Jerez
Bodega Díez Mérito. Foto cedida por Ayuntamiento de Jerez

Bodegas catedrales, de altos techos, gruesos muros y suelos de albero, como las de Lustau, que invitan al visitante a adentrarse en el apasionante mundo de soleras y criaderas, con el que se produce el mundialmente conocido vino de jerez.

Temporada de cuchareo

A partir de octubre, con la llegada del otoño, comienzan a abrir sus puertas los mostos, situados en las casas de viña de la campiña jerezana, dispersos por las diferentes pedanías de Jerez.

Los mostos son para los jerezanos lo que para los canarios los guachinches. Lugares bulliciosos y populares donde probar el nuevo vino joven, servido fresquito y en jarra, acompañado por algún plato de cuchara, como el ajo caliente, la berza, menudos, carnes en salsa o algunos embutidos.  

Algunos permanecen abiertos todo el año, pero la mayoría hacen temporada de octubre hasta la llegada de la primavera. Al inicio de octubre arrancan la temporada el Mosto Domi, el Corregidor Viejo o Candelero, y otros se van incorporando según avanza el mes, como el mosto Nicolás o el Añina.

Para probar el nuevo mosto habrá que esperar a San Andrés, cuando el frio llegue y el vino nuevo ya esté listo para ser degustado, pero mientras podremos saborear estos platos de cuchara de la cocina popular jerezana y disfrutar del ambiente.

Ruta de tabancos

Tabanco La Pandilla. Foto: Ayto de Jerez

Si lo que queremos es disfrutar de la variedad y calidad de los vinos de Jerez y empaparnos del ambiente local, entonces tenemos que hacer la ruta por los tabancos.

Los tabancos son despachos de vino, situados en el casco urbano, en donde se vende el vino a granel o por copas directamente de la bota. Además de probar los mejores vinos locales (olorosos, amontillados, palo cortado y finos), puedes acompañar tu copa por alguna sabrosa tapa, como los callos con garbanzo, la berza, el ajo campero, queso o chacina.

Los tabancos reflejan el espíritu de Jerez y en ellos confluyen la cultura del vino, el toro y el flamenco, señas de identidad de esta ciudad. Ya tan solo quedan una docena del más de un centenar que había a mediados del siglo XX.

Otoño en Jerez
Flamenco en Tabanco El pasaje. Foto: Ayto. de Jerez

Muchos de ellos cuentan con un tablao flamenco en el que disfrutar de este arte. Algunos de los más populares son el Tabanco San Pablo, en el barrio de San Miguel, el Tabanco el Pasaje, el más antiguo de la ciudad con actuaciones diarias, o El guitarrón, con una enorme selección de vinos locales.

Noviembre flamenco

Jerez en otoño
Flamenco. Foto: Ayuntamiento de Jerez

Cada 16 de noviembre, desde que el 2010 el flamenco fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, se celebra el Día Internacional del Flamenco.

Jerez es una de las cunas del flamenco y aquí se siente y celebra esta expresión artística resultante de la fusión de la música vocal, el arte de la danza y el acompañamiento musical, denominados respectivamente cante, baile y toque.  Un arte capaz de transmitir todo el espectro de emociones desde la alegría a la tristeza.

Flamenco. Foto: Ayto de Jerez

En noviembre, como en cualquier momento del año por estas tierras, las alegrías, fandangos, seguiriyas, soleás y las bulerías se adueñan de Jerez para celebrar su día.

Un completo programa de actividades se celebra cada año. Puedes consultar la programación aquí.

Zambombas para la Navidad

La celebración de la navidad llega muy pronto a Jerez. Desde finales de noviembre y hasta el día de Navidad los jerezanos salen a las calles para reunirse en torno a una candela, con una copa de oloroso y unos pestiños, para cantar villancicos flamencos al ritmo de la zambomba.  Una celebración popular que reúne a familias, amigos, peñas y hermandades para celebrar la llegada del “Niño Manue”.

Otoño en Jerez
Zambomba en Jerez. Foto: Ayuntamiento de Jerez

Durante este mes que precede a la navidad, Jerez se impregna de su espíritu y se convierte en un auténtico portal de belén, con sus calles estrechas y casas blancas, arropadas por el calor de las candelas y la música que envuelve la ciudad.

Las zambombas jerezanas son una tradición que se remonta al siglo XVIII cuando en los patios y en los barrios flamencos de Jerez se reunían las familias y vecinos para cantar los villancicos tradicionales por compases flamencos, en celebraciones en las que no faltaba el vino ni la comida.

Puedes disfrutar de esta tradición única de Jerez en la Plaza de los Plateros, en la Plaza de la Yerba, en la Cruz Vieja o en la Plaza de Belén; en las hermandades de La Yedra, Las Tres Caídas, La Borriquita o Las Angustias; en algunos bares como El Chiri de Santiago, el Bar Juanito, Tabanco La Reja o Casa Sánchez; e incluso en bodegas como Fundador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Whatsapp